El Obispo celebró el día del niño por nacer

Más imágenes en http://www.flickr.com//photos/65517105@N02/sets/72157629680264165/show/

En el marco de las celebraciones del día del niño por nacer, ayer el Obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino presidió la misa en la Parroquia Asunción de la Santísima Virgen, con esta intención especial. En toda la Iglesia se conmemoró el día de la Anunciación del Señor, y por eso esta fecha está dedicada a rezar por los niños no nacidos.

La actividad fue organizada por la Pastoral de la Mujer y por Ain Karem -servicio destinado a ayudar a las mamás que sobrellevan embarazos no deseados-; y comenzó a las 18 con un rosario meditando en el valor de la vida y la familia. Asimismo la gente acercó ajuares de bebé, camisones, y toallones para las mamás internadas en el Hospital Materno Infantil que fueron recibidos con alegría por las Damas Rosadas, quienes también participaron de la eucaristía. Durante la celebración Monseñor Marino bendijo a las embarazadas presentes.

“Hágase en mí según tu palabra. El universo entero se llena de un sentido nuevo. Nunca antes ni después, en la toda la historia de la humanidad, las palabras de una simple mujer tuvieron tanta repercusión en la vida del resto de los hombres. Nunca antes ni después, la alianza entre Dios y los hombres encontraría una expresión más intensa y perfecta que aquella que, a partir de ese instante, se establecía entre una Madre y su Hijo” inició su homilía el Obispo de Mar del Plata.

“En nuestra labor apostólica levantamos los ojos hacia ti, puerta del cielo y estrella de la mañana, buscando imitar tu ejemplo de docilidad a la voluntad divina. Hoy te pedimos volvernos fecundos por obra del mismo Espíritu, por quien se continúa tu misterio: engendrar a tu Hijo en los corazones de los fieles” expresó Monseñor Marino haciendo alusión a la Virgen María y resaltando el misterio de la Anunciación del Señor.

Finalmente el prelado señaló, “en el mismo día en que adoramos el misterio de tu Anunciación, celebramos también el día del niño por nacer, pues queremos poner bajo tu amparo la vida de tantos niños que se van gestando y están amenazados de muerte o bien sentenciados a ella. En nuestra patria se pretende olvidar la ley divina y natural, mediante fallos y leyes que pervierten la justicia y autorizan a matar la vida de los niños inocentes”.

“Que tu intercesión les obtenga a las madres salir de su confusión, a los médicos honrar su profesión de servicio a la vida y no a la muerte, a los jueces y legisladores la lucidez de entender que ninguna ley positiva puede contradecir la ley puesta por Dios y grabada en el interior mismo de la conciencia y de las cosas” pidió finalmente el Obispo a la Virgen.

Aquí podés descargar la homilía completa