El Obispado, la CGT y la UCIP se unieron en la misa por el día del trabajador

El viernes 4 por la tarde, cientos de trabajadores, empresarios, gremialistas, políticos, funcionarios municipales y provinciales se reunieron en la Iglesia Catedral para celebrar la misa por el día del trabajador que fue presidida por el Obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino. Organizada por el Obispado, la CGT local y la UCIP; el templo mayor de la ciudad, alojó a los distintos sectores que conforman el mundo del trabajo que; con alegría, dejando de lado diferencias y en unidad, elevaron súplicas y acciones de gracias.“En mi carácter de Obispo de la diócesis de Mar del Plata, siento una profunda alegría de ver reunidos en esta Iglesia Catedral a todos los sectores que configuran el complejo y trascendente mundo del trabajo. La Iglesia es y quiere ser la casa de todos, el ámbito de comunión y la garantía de la unidad más profunda y constructiva, capaz de albergar a hombres y mujeres de todas las edades y condiciones sociales, representantes de los más diversos y legítimos intereses, convocándolos al diálogo, al encuentro, a la búsqueda sincera del bien común de la sociedad” inició diciendo en su homilía Monseñor Antonio Marino.

“El trabajo dignifica al hombre. Mediante él se defiende la vida y se muestra amor y respeto por la familia. Hoy en día es urgente recrear una cultura del trabajo estable que supere toda solución provisoria como sería el trabajo precario o una cultura de la dádiva”, manifestó el Obispo y continuó “además de un deber del hombre, el trabajo es también de un derecho que la sociedad debe garantizar, pues mediante el trabajo el hombre ejercita capacidades de su naturaleza y de ese modo se perfecciona a sí mismo. El hombre es el sujeto del trabajo y la finalidad del mismo. O dicho en otras palabras, el trabajo es para el hombre y no el hombre para el trabajo”.

Luego, Monseñor Marino, remarcó “como Obispo, me debo a todos, y deseo aportar lo que puede brindar la Iglesia, a través de su Pastoral Social. Ante todo un ámbito de encuentro y de intercambio fraterno. El Obispo es padre y pastor y sabe de puntos de vista y de dificultades, pero desea con ardor que se aúnen criterios para encontrar soluciones con medidas realistas, donde cada parte quizás deba ceder un poco en sus aspiraciones, buscando el bien común. La mira debe estar puesta ante todo en las necesidades de cada familia, de cada niño, especialmente de los más desprotegidos, de cada hombre y mujer que vive y espera de cada uno de los actores del ámbito laboral, empresarial y político, que den lo mejor de sí para hacer una Patria justa y fraterna”.

“Los problemas son muchos por cierto, pero el Amor y la Sabiduría de Dios son infinitos, y en la mirada de muchos de ustedes, con los que he hablado y me he reunido, encuentro fe en Dios e invencible esperanza, ganas de trabajar para el bien de todos nuestros hermanos. La sabiduría del vivir en sociedad enseña que el diálogo donde se procura brindar razonable satisfacción a las diversas partes, nos lleva a la paz social y al bienestar de las familias. Pero si en la puja de poderes, intereses y sectores escuchamos a unos y rechazamos o ignoramos a otros, finalmente todos perdemos aunque parezca que hemos vencido” señaló el prelado.

“Me dirijo en primer lugar a los trabajadores y especialmente a aquellos más pobres, más humildes y menos tenidos en cuenta, para que sepan que como padre y pastor rezo por ustedes. Pero mi oración alcanza también a los empresarios y a los poderes públicos pues todos son actores indispensables y necesarios en la construcción de una patria, una región y una ciudad donde el hombre y sus necesidades temporales y espirituales sean mejor satisfechas y atendidas” concluyó Monseñor Marino.

Durante la eucaristía, las ofrendas de pan y vino fueron llevadas por Raúl Lamacchia, presidente de la UCIP y por Pedro Fernández, secretario general de la CGT; en un gesto de ofrecer con las especies, el trabajo de los dos sectores.

Monseñor Marino, saludó a todos los presentes al finalizar la misa, y agradeció su participación y lo realizado para hacer posible este encuentro que se consideró “histórico” por la diversidad de sectores participantes.

Anuncios