Alegría, entusiasmo y esperanza trajeron los jóvenes del encuent ro con el Papa