Monseñor Marino: ¡Recen por las vocaciones! ¡A todos los aliento a la misión permanente!