Mensaje de Navidad de monseñor Antonio Marino, obispo de Mar del Plata