Homilía de nuestro pastor, monseñor Antonio Marino en la Semana Social 2014 – Misa 28 de junio

Semana social 2014

Prioridad Bicentenario 2010-2016: “El Papa Francisco y la cuestión social”

“Confirmar en la fe…en el amor… en la unidad”

(Papa Francisco)

Homilía en la vigilia de la solemnidad de San Pedro y San Pablo

Mar del Plata, sábado 28 de junio de 2014

Queridos hermanos obispos, sacerdotes, autoridades y fieles:

1. Eucaristía y Semana Social

En el marco de la Semana Social 2014, bajo el lema: “El Papa Francisco y la cuestión social”,celebramos la Santa Misa, convencidos de que en ella nos hallamos ante la fuente de sentido de toda nuestra actividad. Los cristianos creemos que aquí se hace presente el mismo Cristo y su acto de amor redentor del género humano. El mismo Señor nos invita a entrar en comunión con Él, a fin de que nuestra vida se alimente de ese mismo amor y quede iluminada, inspirada y movida siempre por él.

La Eucaristía nos habla del amor solidario de Cristo, que se entregó por nosotros, y nos une más estrechamente con Él y entre nosotros. Por eso mismo, es el aporte principal que la Iglesia hace a la sociedad.

2. San Pedro y San Pablo

En vísperas de la solemnidad de San Pedro y San Pablo, el martirio de ambos apóstoles nos lleva a reflexionar sobre la calidad de seres humanos que supo formar el cristianismo desde el principio. Estamos ante dos personalidades bien diversas por su origen y temperamento, por su vocación y sus funciones dentro de la Iglesia. Pero al mismo tiempo, complementarias e inseparables.

Pedro, el pescador de Galilea, fue el primero en confesar la fe, identificando a Jesús como “el Mesías, el Hijo de Dios vivo” (Mt 16,16), y por eso mismo, llamado a ser roca sobre la que el Señor edificaría su Iglesia (Mt 16,18) y puesto por Él a la cabeza del colegio de los apóstoles, como garante de la unidad y de la caridad. Pablo fue el intérprete profundo de esa misma fe, quien una vez convertido fue modelo del misionero para todos los tiempos, como viajero incansable, habitado por la pasión de llevar a los paganos el misterio de Cristo.

Uno y otro, discípulos apasionados de Jesucristo. Uno y otro, brindaron el supremo testimonio de amor, derramando su sangre por Él. Alcanzados y transformados por la gracia, ambos fueron conscientes de que no podían apoyarse en sus solas fuerzas humanas, ni confiar en más recursos que en la fe. Por eso hemos oído a Pedro decir al paralítico: “No tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo: en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y camina” (Hch 3,6). Por eso también Pablo, al final de sus días, consciente de que todo su apostolado fue obra de la gracia en él, escribirá a Timoteo: “el Señor estuvo a mi lado, dándome fuerzas, para que el mensaje fuera proclamado por mi intermedio y llegara a oídos de todos los paganos” (2Tim 4,17).

Uno y otro se reconocieron y respetaron en sus respectivos carismas. Como hemos escuchado en la carta a los Gálatas, Pablo sintió la necesidad de ir a visitar a Pedro y permaneció con él quince días (cf. Gal 1,18). Y Pedro reconoció la legítima vocación de Pablo estrechando su mano, en señal de comunión (Gal 2,9).

La Iglesia es por vocación escuela de fraternidad y amor solidario, de unidad que integra toda legítima diversidad. Aspira a ser la casa de todos y por eso convoca al diálogo y al encuentro, a la escucha mutua y a la mano tendida. Los miembros de la Iglesia, en fidelidad a Cristo y bajo el ejemplo de los apóstoles, proponemos ideales que a los hombres les parecen sueños inalcanzables. Aunque la plena realización de los mismos trasciende la historia de los hombres, nosotros creemos que a cada recodo de la historia es posible anticipar acciones que anuncian un mundo más digno del hombre.

3. Francisco y la Semana Social

La fiesta de los apóstoles Pedro y Pablo, coincide también con el Día del Papa. Sabemos Francisco ha honrado con su presencia estas semanas. Es, por tanto, la ocasión para ofrecerle nuestro homenaje de adhesión a su magisterio, en particular a la exhortación apostólica Evangelii gaudium, donde se contienen orientaciones pastorales para enfrentar las crisis sociales, no desde planteos técnicos en primer lugar, sino desde la base de principios morales que deben inspirar cualquier solución técnica: “No a una economía de la exclusión. No a la idolatría del dinero que gobierna, en lugar de servir. No a la inequidad que genera violencia. Sí al compromiso social y al oído atento al clamor de los pobres. Sí a la paz social, mediante el diálogo, perseverando en objetivos de largo plazo; creyendo que la unidad es superior al conflicto, la realidad más importante que la idea, y el todo superior a la parte”.

La Iglesia es consciente de no tener más recursos que la palabra divina y el testimonio de vida, su fe en Dios y la asistencia prometida del Espíritu Santo.

Si miramos sus dos milenios de historia, nos convencemos de que siempre hubo hombres y mujeres que ilustraron con sus vidas la verdad de las enseñanzas del Evangelio. Aunque el lobo sea más fuerte que el cordero, es el cordero quien termina venciendo al lobo. La Eucaristía nos fortalece en esta convicción.

Que los santos apóstoles Pedro y Pablo nos enseñen a vivir como auténticos testigos, y con su intercesión nos confirmen en la fe, en el amor y en la unidad.

+ Antonio Marino

Obispo de Mar del Plata

Homilía Semana social 14.docx