Mensaje de Pascua de monseñor Antonio Marino