Distinción a la Hermana “Rosita” Ubal de la capilla Divino Rostro

Hna RositaEl Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires distinguió a la Hermana Rosa Ubal por su acción y labor comunitaria.

La Comisión de Igualdad Real de Trato y Oportunidades y de Discapacidad otorgó a la Hermana Rosa el “Premio Mujeres Innovadoras”. La postulación fue presentada – en dicha Comisión – por el Senador Provincial Patricio Hogan, del Frente Renovador, quién destacó “la enorme importancia y trascendencia del trabajo que lleva adelante la Hermana Rosa, día a día, desde hace décadas ayudando siempre a las personas más desvalidas y carenciadas. Siempre atenta a las necesidades de los otros.

En el marco de la Ley 13.032 “Premio Anual Mujeres Innovadoras 2015”, el Senador Provincial Patricio Hogan postuló a la Hermana Rosa Ubal por ser una mujer que entrega su vida en favor de los más necesitados, con una gran vocación de servicio.

La Hermana Rosa Ubal nació en Victoria, provincia de Entre Ríos, el 1 de diciembre de 1925. Su vocación religiosa nació desde temprana edad pero ingresó a la congregación (a la cual pertenece actualmente) en 1944, cuando tenía 22 años.

Pertenece a la congregación de las Hermanas de los Pobres de Santa Catalina de Siena, cuya fundadora fue la Madre y hoy Beata Savina Petrilli; precisamente, el año de su beatificación (1988), la Hermana Rosita vino a Mar del Plata para quedarse definitivamente.

En su trabajo diario tiene dos grandes tareas: atender el Centro Comunitario que funciona en la Villa de emergencia de Paso; y hacerse cargo de la Capilla del Divino Rostro. Ambas labores son desempeñadas con una devoción y un amor únicos. Hoy, son pocas las familias que quedan en la Villa. Pero el Centro Comunitario San Carlos llegó a albergar 80 niños tomando la leche.

En la actualidad, hay grupos que buscan esa copa de leche y se acercan para estar contenidos por la Hermana Rosita y las voluntarias que la acompañan. Esta notable mujer y referente social sigue dando catequesis como el primer día, con el mismo amor y dedicación. Todas las mañanas, cualquiera sea el clima, se la ve partir con su carrito para su amado Centro Comunitario.