Invocación religiosa del obispo, en el acto del 25 de mayo

CInvocación religiosaomo parte de los festejos oficiales del 205° aniversario de la Revolución de Mayo, en Mar del Plata, el obispo, monseñor Antonio Marino, realizó la invocación religiosa.

“Señor Jesucristo, dirigimos espontáneamente la mirada hacia tí. Recordamos que hace 205 años ante un crucifijo y los Santos Evangelios, prestó juramento el primer gobierno Patrio, y tus enseñanzas más allá de la debilidad de los hombres, fueron fuente inspiradora de lo mejor que tiene nuestra Patria.

Hoy queremos invocarte en circunstancias nuevas, como Maestro que nos enseñas a vivir como hermanos, reconociendo a Dios como Padre, porque en un mundo sin padre, los hombres no somos fraternos sino contrincantes y enemigos.

Nuestro obispo en el palco oficialHoy miramos hacia tí, para volver a llenarnos de esperanza. Confiamos en tu ayuda para forjar un gran país; te pedimos por nuestros dirigentes para que los ilumines en la búsqueda del bien común, que puedan custodiar la seguridad de los ciudadanos y den respuesta a las necesidades apremiantes de nuestros pueblo. Te pedimos por los trabajadores, para que puedan llevar a sus casas el fruto de su esfuerzo y nunca les falte el trabajo que dignifique al hombre, por las familias que sean escuelas de amor y no de violencia y transmitan los valores del perdón y del diálogo. Contigo pedimos al Padre que los enemigos vuelvan a la amistad y los adversarios se den la mano, que el amor venza al odio y la indulgencia a la venganza. Jesucristo, Señor de nuestra historia te necesitamos. Amén”, rezó el obispo.