Despidieron los restos del sacerdote Daniel Ferrari

Numerosa cantidad de fieles se acercaron a la misa de exequias.

Esta mañana, el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino presidió la misa de exequias del padre Daniel Ferrari, sacerdote diocesano fallecido ayer a las 16.30. Lo hizo en la parroquia Asunción de la Santísima Virgen, ubicada en Santa Fe 2973, templo en el que Ferrari fue sacerdote durante varios años. Acompañaron decenas de sacerdotes religiosos y diocesanos, y numerosos fieles, amigos y familiares. Una bandera de scouts cubrió el cajón de quien fuera capellán del movimiento.

“Sabemos desde la fe que esta partida, es hasta que nos volvamos a encontrar. Daniel fue un sacerdote que estuvo presente en distintos rincones, como vicario parroquial, en capellanías, fue párroco de la Dulce y también en este lugar. Fue capellán de la capilla Santa Lucía de Santa Paula y su apostolado principal lo ejerció animando y alentando los cursillos de cristiandad, como también el movimiento Scout y el Carmelo seglar”, expresó monseñor Marino.

“El padre Daniel era de espíritu sencillo. Siempre me sorprendía con el regalo de una palma para el Domingo de Ramos, que él entretejía con sus manos. Se trataba de homenajear a Cristo proclamado como Rey. Este año la extrañé y recé mucho por él, ahora seguramente será adentrado por la eternidad a aclamar la Gloria del Rey de Reyes y Señor de Señores. Para nosotros, los que estamos en estas exequias, es también una lección para el presente: somos peregrinos de este mundo, debemos tomarnos en serio este peregrinar con la perspectiva de que lo definitivo no está aquí y que somos otra cosa, nuestra patria es el cielo”, manifestó el obispo.

Durante la homilía, monseñor Marino expresó el recuerdo y la cercanía ante la partida del padre Daniel Ferrari de los dos obispos anteriores, monseñor José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y arzobispo de Santa Fe –fue también compañero de curso del padre Daniel-; y de monseñor Juan Alberto Puiggari, arzobispo de Paraná. También monseñor Carlos Aspiroz Costa, arzobispo coadjutor de Bahía Blanca manifestó sus condolencias y recordó al sacerdote con palabras justas y sencillas. Al finalizar la eucaristía, miembros de Scouts de Argentina, y algunos sacerdotes cargaron el féretro de Ferrari y los fieles, visiblemente conmovidos, despidieron al sacerdote, hermano, consejero y amigo.

El presbítero Daniel Alfredo Ferrari, falleció ayer a las 16.30, luego de permanecer varios días internado. Nacido en Buenos Aires el 6 de mayo de 1940, fue ordenado sacerdote del clero diocesano el 4 de mayo de 1968 de manos de monseñor Enrique Rau, primer obispo de la diócesis. Actualmente, cumplía funciones pastorales en la parroquia San Marcos y en la capilla Santa Paula de Mar del Plata y desde 2015, asesor espiritual emérito del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

Anuncios