El obispo presidió la misa de cierre de la carpa misionera en Parque Palermo

Ayer por la tarde, el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino presidió la misa de cierre de la clausura de la carpa misionera de parque Palermo, perteneciente a la comunidad de la parroquia Santa Rita, concelebró el padre Héctor Díaz, párroco del lugar. Durante la homilía monseñor Antonio Marino, manifestó "el ideal del hombre con éxito y feliz que nos muestran con cierta frecuencia las imágenes de los medios, no es lo que Jesús enseñó ni lo que en la Iglesia aprendemos. Esa mentalidad es muy dominante, la escuchamos o está cerca de nosotros y tenemos que aprender que hay que luchar, no sólo contra el desorden que llevamos dentro, sino a luchar con esa presión que hace la mentalidad del mundo para imponernos sus criterios". Más adelante, y en el marco del día en que muchos recibirían el bautismo, la primera comunión, y la confirmación, el obispo resaltó "El Espíritu Santo, viene como fortaleza para que nosotros demos testimonio de Cristo. Nos convierte en testigos de Jesús en el mundo y difusores con nuestros ejemplos y nuestras palabras, de sus enseñanzas".

Posteriormente monseñor Marino, administró el bautismo, la confirmación y dio la primera comunión a gran cantidad de niños y también adultos que se fueron acercando a la carpa misionera durante estos 13 días en que estuvo en el barrio Parque Palermo en la intersección de Manrique entre Labarden y Olavarría.

¡Muchas gracias a Rosana Stach por las fotos y las palabras de la homilía!

Anuncios