Monseñor Marino rezó por los difuntos en el cementerio parque municipal

En el día de los difuntos, monseñor Antonio Marino presidió la misa en el cementerio parque rezando junto a las familias que se habían acercado al lugar para pedir por sus difuntos. "Por un lado la muerte, porque somos humanos y tenemos sentimientos nos entristece porque se cortan sensiblemente vínculos muy profundos y algunas situaciones son más dramáticos que otros. Es una realidad que trae dolor, crisis, pero la fe nos ayuda, nos ilumina, no borra el dolor, lo transfigura y se va a abriendo paso", manifestó el obispo en su homilía allí en la capilla del cementerio.

Anuncios