Presentación | Escudo episcopal de monseñor Mestre

El texto de la Palabra de Dios aparece en la base del escudo, marcando su connotación de fuente, centralidad e inspiración de toda la vida de la Iglesia.

Heb 4, 12: “La Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de doble filo: ella penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.

Sobre la Palabra emerge la roca; símbolo de Dios mismo, de Jesucristo como el “amén” de Dios; pero también símbolo del hombre de Dios que edifica su casa sobre roca.

Mt 7,24: “Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca”.

Sobre la roca crece un pequeño retoño de olivo, símbolo de la paz, acompaña el lema episcopal elegido por monseñor Gabriel. Aparece como retoño porque la paz es un don de Dios que el hombre debe cuidar y custodiar.

Gn 8,11: “Esta [la paloma] regresó al atardecer, trayendo en su pico una rama verde de olivo”.

De fondo aparecen el cielo y la tierra; reconciliados y pacificados por Cristo.

En la tierra, el mar, evoca una parte importante de la geografía de la diócesis de Mar del Plata, pero en la reminiscencia evangélica representa el lugar del llamado de los primeros discípulos,

Mc 1,16: “Mientras [Jesús] iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo “Síganme, y yo los haré pescadores de hombres”. Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron”.

El cielo lleva la particularidad del amanecer, como símbolo de la virtud de la esperanza.

Rom13,11b-12a: “Porque la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está muy avanzada y se acerca el día”.

Sobre el cielo brilla una estrella de cinco puntas, símbolo de María, estrella de la evangelización que acompaña a la Iglesia peregrina mientras el día se acerca.

Jn 19,26: “[Jesús] Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: “Mujer, aquí tienes a tu hijo”.

El báculo aparece por detrás del escudo, símbolo del pastoreo bueno que el nuevo obispo quiere encarnar a imagen de Jesús el Buen Pastor.

Debajo del escudo, la cita de Ef 2,14: “JESUCRISTO ES NUESTRA PAZ”, lema episcopal elegido por Mons. Mestre.

explicación escudo_