Imágenes y mensaje de nuestro obispo desde Roma

Nuestro obispo, monseñor Gabriel, desde Roma nos comparte estas fotos del encuentro de formación en el que está participando junto a varios obispos argentinos y del mundo.

Y nos comparte el siguiente mensaje:

“Queridos hermanos y amigos:

¡Cristo es nuestra paz! (Ef 2,14).
Llevo ya cuatro días en el Curso Anual para nuevos obispos en Roma. Somos 113 obispos de diversas partes del mundo. La mayoría entre 50 y 60 años de edad y ordenados el último año. El tema general del Curso es “Maestros de discernimiento”.
La clave de todo lo que nos van planteando en cada uno de los temas, reuniones, discusiones o visitas a organismos Vaticanos va en esta línea: discernir para poder servir mejor a nuestro pueblo desde la fe de la Iglesia.
De Argentina participamos cinco obispos: Ricardo, Oscar y Jorge (auxiliares de Córdoba, Merlo-Moreno y Mercedes-Luján respectivamente); Héctor el residencial de Gualeguaychú y yo. Nos hemos encontrado varias veces entre nosotros y con obispos de diversas partes del mundo.
Se visualiza con claridad la grandeza y belleza de la Iglesia en su mosaico de sensibilidades, culturas, perspectivas y coyunturas diversas. Realmente la Iglesia es un gran mosaico con diversas pequeñas partículas que le damos color en la medida que ocupamos nuestro lugar. Es muy lindo esto de la unidad en la diversidad. El clima espiritual y humano del Encuentro es excelente.
Además del tema del discernimiento se habla mucho de sinodalidad, colegialidad, conversión pastoral y familia a la luz de Amoris Laetitia. En esta primera parte tuvimos encuentro con cinco Congregaciones: la de Obispos, la de Doctrina de la fe, la de Consagrados, la de Iglesias Orientales y la del Clero; también con la Pontificia Comisión para la tutela de los menores.
Quería compartirles simplemente estas impresiones para que podamos ir vibrando juntos esta “hora” de la vivencia de la fe de nuestra Iglesia Particular en consonancia con la Iglesia Universal. Ya compartiremos personal y grupalmente otras instancias y comentarios más específicos de esta vivencia que el Señor me regala en estos días. Oro por ustedes, les pido que lo hagan por mí.
Bendiciones y un gran abrazo en el Señor!!!

+ Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata”.

Anuncios