Misa en la Gruta de los pañuelos | Sierra de los Padres

En el marco de los 60 años de la diócesis, recordamos la entronización de la imagen de la Virgen María en al gruta de los pañuelos, durante el episcopado de monseñor Rómulo García, el 18 de julio de 1982. ¡Invitamos a todos a participar de la misa que será presidida por monseñor Gabriel Mestre!

¿Querés saber cómo surgió la Gruta de los pañuelos?

«Monseñor  Pironio  y la ‘Gruta de los Pañuelos’».

La historia de la gruta de los pañuelos se remonta a 1948, cuando una pareja de inmigrantes italianos que no podía concebir colocó una virgencita en el hueco de una piedra gigante, ató los primeros pañuelos y rogó por su intención.

A los cuatro meses, la mujer quedó embarazada y el matrimonio regresó para agradecer lo que consideraba un milagro. Con el tiempo, gran cantidad de visitantes se acercó a anudar sus pañuelos. Esas telas, que representan miles de deseos.

un testimonio muy interesante acerca del Cardenal Pironio sobre la gruta cuando fue consultado por vecinos de Sierra de los Padres, de la visita permanente que realizaban los turistas a la Gruta de los Pañuelos.

Se invitó por nota a Mons. Pironio que por el año 1973 ejercía el cargo  de obispo de la diócesis marplatense, el cual gentilmente accede a la invitación.

Mons. Pironio no conocía Sierra, ni la Gruta. La miró con mucha atención por un largo rato, se alejó unos pasos y se sentó en una piedra a unos 20 metros. Estuvo en silencio largo tiempo, miraba el paisaje con detenimiento, como si quisiera grabarlo en su mente.
Luego lleno de entonación y pregunto: “Qué desean saber que yo pueda contestarte?”.

Se le interiorizó que la gruta atraía gran cantidad de gente que iba a rezar y se deseaba saber la opinión de la Iglesia, y respondió: “A veces los devotos eligen caminos diferentes, no puestos por la Santa Iglesia, pero la Iglesia no se opone, siempre y cuando guarde el respeto que corresponde y no sea un lugar de veneración pagana. Si el lugar es el elegido y es correcto, algún día, en algún momento llegará una señal”.

Aunque hoy nadie sabe bien quiénes eran esos italianos y qué fue la suerte de la primera imagen, el lugar se transformó un lugar de peregrinación. Las palabras de Mons. Pironio se hicieron realidad, cuando un 18 de julio de 1982 el entonces obispo de Mar del Plata Mons. Rómulo García, Celebró la primera misa para entronizar la imagen de María Ssantísima que traían un grupo de peregrinos a caballo desde Luján.