El obispo se encontró con los turistas y agradeció el servicio de la hermana Crisolina

El pasado lunes, el obispo de Mar del Plata monseñor Gabriel Mestre, presidió la misa en la que se encontró por primera vez con los turistas que visitan la ciudad y al finalizar realizó la bendición de cada uno de ellos. Los encuentros se repetirán los lunes 15, 29 de enero, y 12, 19 y 26 de febrero a partir de las 20 en la Catedral. También fue ocasión para bendecir y agradecer a la hermana Crisolina López Ríos, de las religiosas Hijas de María Santísima del Huerto por su tarea en Mar del Plata ya que será trasladada a la comunidad de Chile para cumplir allí su laboral pastoral. En la eucaristía concelebraron el obispo de Gualeguaychú, quien está de visita por la ciudad, monseñor Hector Zordán; y los sacerdotes diocesanos, Luis Albóniga, Ariel Sueiro, Gastón Buono, Silvano de Sarro y Pablo Etchepareborda.

Luego de la liturgia de la palabra y con motivo de la lectura del evangelio de san Marcos en la que Jesús llama a los discípulos Simón y Andrés, Santiago y Juan, el obispo remarcó "hoy el Señor irrumpe en nuestras vidas en medio de nuestras actividades cotidianas, cuáles serán las redes y barcas de la vida, en la cual se manifiesta Jesús para renovar nuestra vocación. ¿Cuál es la circunstancia concreta de hoy en la que Jesús se manifiesta?", y luego reflexionó "¿Qué será queridos hermanos lo que el Señor hoy nos está pidiendo como respuesta inmediata aquí y ahora? Como dice el dicho, no dejar para mañana lo que podemos y debemos hacer hoy. Pensemos, ¿qué es lo que el Señor nos está pidiendo, susurrando, en este momento, y tenemos que hacer hoy?"

"De manera particular sobre este adverbio ‘inmediatamente’, quisiera referirlo a la hermana Crisolina. Pensaba qué lindo hermana Crisolina cuando dialogábamos con varios sacerdotes de la diócesis, recatábamos tu actitud pronta a servir en las distintas actividades de ustedes, pero también para con muchas tareas de nuestra diócesis, cómo de manera automática cuando te pedíamos participar en algún equipo, comisión, tarea, o cuando te pedíamos prestado el colegio, inmediatamente decías sí con esta consciencia que muchas veces has dicho que los bienes son de la Iglesia, de manera generosa siempre estabas para servir. En el marco propio de la administración de los bienes de
las hermanas del Huerto en los dos colegios de la ciudad, y siempre claramente para las actividades y servicios diocesanos", manifestó el obispo a la religiosa.

"Para rescatar, marcar y pedir al Señor que te recompense al ciento por uno en estas tareas gozosas que tuviste y también en las situaciones difíciles que tuviste que pasar en esta ciudad y que realmente como mujer de fe, madre y religiosa estuviste siempre a la altura de las circunstancias. Realmente agradecerte tu tarea, servicio, entrega, generosidad y tu ser mujer, religiosa, madre y mujer de fe que fue capaz de llevar adelante tantas cosas lindas y buenas y enfrentar las situaciones difíciles que misteriosamente el Señor puso en tu vida, en tu servicio, en la congregación. No quería dejar de destacar este inmediatamente aquí y ahora que siempre brotó de tus labios y de tus actitudes en la gran cantidad de tareas y servicio que has prestado. Que el Señor te recompense y te acompañe en el servicio fecundo que seguro tendrás en la comunidad de Chile donde el Dios a través de la congregación te encomienda la tarea", concluyó el obispo.

Al finalizar la misa, el obispo impartió la bendición a la hermana Crisolina junto a todos los sacerdotes presentes. Acompañaron a las religiosas directivos y familias de los colegios Santa Cecilia y Gianelli, amigos, entre otros. Minutos después, bendijo a más de un centenar de turistas que se acercaron para recibir su palabras, oración y cercanía.

Anuncios