En la fiesta de San Salvador el obispo pidió la “reactivación del puerto y que mejoren las condiciones de trab ajo”

Ayer por la tarde, se realizó en el puerto de Mar del Plata, la tradicional fiesta de los pescadores en honor a San Salvador, que resalta la figura de Jesucristo que viene a salvarnos, a liberarnos de todo mal y toda atadura. A las 11 se realizó la tradicional misa cantada en la parroquia Sagrada Familia de Mar del Plata y por la tarde, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre presidió la procesión desde el templo parroquial, hasta la banquina. El obispo pidió por la reactivación de todas las fuentes de trabajo del puerto; “para que en tiempo y forma podamos recuperar lo que es tan necesario para nuestra ciudad y la zona”. De manera particular rezó para que se mejoren todas las condiciones de trabajo, para que no se vuelvan a dar situaciones como las que se dieron con el Repunte, el San Antonino y el Niño Dios. De manera particular este año, el obispo se ingresó a la Base Naval y se rezó por los 44 tripulantes del ARA San Juan y sus familiares.

Luego de recorrer las calles del puerto con la imagen de San Salvador en andas, llegaron hasta la banquina y allí realizaron, como es tradicional, una ofrenda floral en el monumento a los pescadores y una bendición en la prefectura naval. Minutos después subieron a las tradicionales lanchitas amarillas donde la imagen de Jesucristo, engalanada con flores rojas y amarillas, navegó por las aguas de la costa marplatense. También monseñor Mestre, subió junto a la imagen. Como particular, este año, se ingresó hasta la Base Naval, donde el obispo pidió por los 44 tripulantes, sus familiares, amigos y todos los que aún siguen buscando. “Este año la procesión no permite llegar aquí hasta este lugar, donde te pedimos que acompañes a los 44 tripulantes del ARA San Juan, familiares, amigos y a todos los que todavía los siguen buscando. Les pedimos que a todos les des el don de una fe equilibrada entre la esperanza y la realidad, para tener un corazón bien fortalecido por tu presencia y aceptar tu Santa voluntad. Creemos en los milagros pero también somos profundamente realistas; encomendamos esta situación dolorosa y de incertidumbre a tu Santa Presencia Señor”, rezó el obispo.

Al llegar a la banquina se procedió a bendecir las herramientas de trabajo y los frutos del mar. “Agradezco la presencia de todos ustedes en la banquina, y a lo largo de la procesión náutica. Quiero agradecer la tarea del padre Miguel Cacciutto y el equipo que lleva adelante esta fiesta de San Salvador, como reconocimiento por todo lo que realizara para que podamos disfrutar esta bellisima fiesta. Pedimos desde aquí que se reactive la tarea de nuestro puerto para la ciudad, y toda la zona. También, que el Señor bendiga a los hermanos de la comunidad turística que nos han acompañado en este día”, concluyó monseñor Mestre.

¡Gracias a Juan Pablo por las fotos y el material!