LOS #TRESPUNTITOS PARA REFLEXIONAR CON MONSEÑOR GABRIEL MESTRE | 5° DOMINGO DURANTE EL AÑO DEL CICLO B

Domingo 5º Durante el Año Ciclo B. 4 de febrero de 2018

Primera lectura: Job 7,1-4.6-7
Salmo: Sal 146,1-6
Segunda lectura: 1Co 9,16-19.22-23
Evangelio: Mc 1,29-39

El Evangelio de este Domingo nos presenta un “día típico” de Jesús. Intenso y ​entregado a sus hermanos y al Señor. Cura la fiebre de la suegra de Simón, sana a muchos enfermos durante el atardecer en la puerta de la casa y ora al Padre a la madrugada en un lugar desierto. Luego se va predicar en otras poblaciones a pesar de la “presión” que le imponían los pedidos de algunos de Cafarnaúm.

         A la luz del Evangelio y del resto de las lecturas de la Palabra de este Domingo propongo tres puntos para nuestra meditación sintetizados en tres palabras tomadas del Evangelio: MANO, ORANDO, PREDICAR.

  1. Se acercó la tomó de la MANO y la hizo levantar…
  2. Allí estuvo ORANDO…
  3. Vayamos a PREDICAR…

1. Se acercó la tomó de la MANO y la hizo levantar…

Al curar a la suegra de Simón se nos dice que “se acercó, la tomó de la mano y la hizo levantar”. Es un gesto muy cercano y afectivo de Jesús que a la vez es profundamente “efectivo”, es decir, la mujer es sanada de su enfermedad. Muchas veces estamos enfermos como ella, muchas veces estamos confundidos y deprimidos como Job en la primera lectura. Allí irrumpe Jesús con su amor afectivo y efectivo y nos toma de la mano y nos levanta. El Señor con su mano hoy nos toma de la mano para hacernos levantar.

¿Descubro que Jesús “se acerca” a mi vida? ¿De qué situaciones hoy me tendrá que “levantar” el Señor? ¿Dejo que el Maestro con su mano me “tome de la mano” y me sane, me conduzca, me guíe…?

2. Allí estuvo ORANDO…

A pesar de lo intenso de la jornada Jesús no deja de hacer lo que es importante: entrar en diálogo y en comunión plena con el Padre Eterno a través de la oración. Es en la oración donde Jesucristo, en su naturaleza humana, encuentra el centro y la claridad de su misión. ¡Cuántas veces nos cuesta entender esto a los creyentes: sacerdotes, consagrados y laicos! Allí Jesús descubre la voluntad de Dios y así nosotros debemos obrar en medio de las tensiones y “tironeos” de nuestra vida. Esta es la oración auténtica, la oración que ilumina el verdadero discernimiento cristiano.

¿Dejo lugar a la oración en mi vida? ¿Qué momentos le dedico? En medio de las actividades cotidianas: ¿me reservo un espacio para el Señor? Aunque no disponga de mucho tiempo: ¿busco que sean intensos los momentos con el Señor? Mi oración habitual: ¿me lleva a un sincero discernimiento en las realidades de mi vida?

3. Vayamos a PREDICAR…

El Señor sale a predicar e invita a sus discípulos. Vayamos a predicar!!! San Pablo en la segunda lectura repite lo mismo con otras palabras: “Ay de mi si no predicada el Evangelio”. Marcando así la imperiosa necesidad de la tarea misionera. La Iglesia es evangelizadora por esencia. Es parte de su identidad más profunda. Esa Iglesia somos todos y cada uno de los bautizados y, como el Papa Francisco nos insiste, debemos “salir de nosotros mismos” e ir al encuentro de las periferias geográficas y existenciales que necesitan y están esperando, lo sepan o no, que se les anuncie la Palabra de Salvación.

¿Soy misionero en mi ambiente? ¿Anuncio la Palabra de Dios? ¿Lo hago en todos los lugares o me quedo solo en un sector, tal vez en el que me siento más cómodo? ¿Siento como Pablo que anunciar la buena noticia es una necesidad imperiosa? ¿Qué significa para mí hoy “salir a las periferias”?

+ Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina.

Podés escucharlo en el siguiente link > 04FEB2018-TresPuntitos-Mestre

También podés leerlo o descargarlo en formato PDF aquí > Domingo 5º Durante el Año Ciclo B 2018

04-02-18-trespuntitos-obispo.jpg

Anuncios