LOS #TRESPUNTITOS DE MONSEÑOR GABRIEL MESTRE PARA REFLEXIONAR ESTE 4º DOMINGO DE CUARESMA (B)

bannerTRESPUNTITOS-MESTRE

DOMINGO 4º DE CUARESMA (CICLO B) – 11 DE MARZO DE 2018

Primera lectura: 2Crón 36,14-16.19-23
Salmo: Sal 136,1-6
Segunda lectura: Ef 2,4-10
Evangelio: Jn 2,14-21

El cuarto Domingo de cuaresma recibe el nombre de Laetare. Laetare es el imperativo del verbo latino laetor que significa alegrarse, regocijarse, colmarse de felicidad. En el marco penitencial de la cuaresma ya abrimos el corazón a la alegría de la Pascua que se acerca.

            El texto evangélico de este Domingo se puede subdividir en tres partes:

  • Reflexión en torno al “levantar en alto” (versículos 14-15).
  • Designio de amor de Dios por el mundo (versículos 16-17).
  • Aceptación o rechazo del designio de amor de Dios por el mundo (versículos 18-21).

Teniendo presente estos tres temas diferentes, pero relacionados entre sí, propongo los puntos de meditación y oración para esta semana sintetizados en tres palabras: MEDICINA, SALVACIÓN, ELECCIÓN:

  1. La Cruz de Cristo: verdadera MEDICINA de Dios
  2. Un Dios rico en misericordia que quiere la SALVACIÓN
  3. ELECCIÓN de la Luz o las tinieblas

1. La Cruz de Cristo: verdadera MEDICINA de Dios.
Los versículos 14-15 traen a colación un episodio relatado en Núm 21,4-9 donde ante la realidad del pecado del pueblo, Dios manda unas serpientes abrasadoras que mordían y provocaban la muerte de muchos. Cuando los miembros del pueblo reconocen su pecado y piden perdón Dios les da como remedio, como MEDICINA que miren una serpiente de bronce colocada en el extremo de un mástil sostenida por Moisés. Todo el que era mordido al mirar este signo quedaba curado. Así como la MEDICINA de la Antigua Alianza fue mirar a la serpiente levantada en alto, en la Nueva Alianza la MEDICINA será el Hijo del hombre levantado en alto que trae Vida Eterna a todo el que cree en Él. Juan recrea y profundiza de manera simbólica el episodio del AT para referirlo a la crucifixión y glorificación de Cristo. Jesús muerto y resucitado será la NUEVA MEDICINA para sanar la enfermedad del pecado y la muerte espiritual en el corazón de los hombres. Así como la serpiente era un signo de salvación que curaba a los que la miraban, la Cruz será signo de salvación para los que la contemplen.

¿Percibo en la Cruz de Cristo la verdadera MEDICINA para mi alma? ¿Me dejo “curar” por la Cruz de Jesús? ¿Qué pienso cuándo estoy ante la imagen de Cristo crucificado? ¿Voy preparando mi corazón para contemplar en esta Pascua 2018 al Señor crucificado?

2. Un Dios rico en misericordia que quiere la SALVACIÓN.
Los versículos 16-17 nos revelan las verdaderas intenciones de Dios que tienen que ver con el amor. Dios ama tanto al mundo que entrega a su propio Hijo para que todos tengan vida eterna, no para la condenación sino para la SALVACIÓN de las personas. La segunda lectura comenzará diciendo que Dios es rico en misericordia… Que importante recuperar para nuestra experiencia religiosa este aspecto: Dios quiere que el mundo se salve, Dios no viene a condenar al mundo sino que trae la SALVACIÓN. Dios es Amor con mayúsculas y estas y no otras son sus verdaderas intenciones. Recordémoslo siempre: el motivo del envío del Hijo es el amor… Dios no se queda en “palabras vacías” sino que realiza hechos concretos: entrega por amor a su propio Hijo Único… Dios no se complace en la situación pecadora del hombre ni viene como juez implacable y vindicativo sino que por el gran amor que nos tiene busca restaurar en nosotros la imagen deteriorada por el pecado: esto es la SALVACIÓN.

¿Soy consciente del designio universal de SALVACIÓN de Dios? ¿Descubro cada día que Dios quiere salvar a todo ser humano? ¿Pierdo de vista esta realidad y caigo en actitudes condenatorias, en juicios duros e intempestivos? ¿Soy misericordioso con los demás como el Señor lo es conmigo? ¿Comunico con alegría a los demás el don de la SALVACIÓN que nos viene de Dios?

3. ELECCIÓN de la Luz o las tinieblas.
En los versículos 18-21 se presentan las dos posibles respuestas de los hombres del mundo ante el designio y la propuesta de Dios: creer o no creer; la Luz o las tinieblas; la verdad o la mentira; el bien o el mal; los mandamientos y las obras buenas o el pecado… Se impone la ELECCIÓN… Dios hace al ser humano libre y elige de qué lado está, porqué se juega… De la determinación de cada uno depende la salvación o la perdición. La fe y la incredulidad aquí se confrontan en un férreo combate. La razón de la incredulidad son las “malas obras”, “lo malo”; por ello huye el pecador de la Luz. En la respuesta de fe se realiza el juicio mismo de Dios sobre cada uno de los hombres. Es aquí donde la responsabilidad y el buen uso de la libertad se ponen en juego… Es un texto evangélico inquietante. Percibimos con claridad que el juicio final no está tan lejos. Tenemos que decidirnos, tenemos que entrar en la dinámica de la ELECCIÓN, tenemos que jugarnos en serio por Dios y su Palabra.

¿Qué uso estoy haciendo de mi libertad…?, ¿para el bien, la verdad, el amor…? ¿Estoy preparado para la ELECCIÓN en las pequeñas o grandes cosas de mi vida? ¿Soy consciente que está en mis manos la salvación y también la condena? ¿Ayudo a los demás a estar abiertos al Dios rico en misericordia en el camino de la salvación?

+ Mons. Gabriel Mestre.
Obispo de Mar del Plata
Argentina.

Podés escucharlo en el siguiente link» TresPuntitos-MonsMestre-11MAR2018
También podés leerlo o descargarlo en formato PDF aquí» Domingo 4º Cuaresma Ciclo B 2018

03-110318-trespuntitos-obispo.jpg

Anuncios