LOS #TRESPUNTITOS DE MONSEÑOR GABRIEL MESTRE PARA ESTE 10° DOMINGO DURANTE EL AÑO

Domingo 10º Durante el Año (Ciclo B). 10 de junio de 2018.

Primera lectura: Gén 3,9-15
Salmo: Sal 129,1-8
Segunda lectura: 2Co 4,13-5,1
Evangelio: Mc 3,20-35

img 2635

Comenzamos este Domingo la lectura semi-continua del Evangelio de Marcos en el Tiempo Durante del Año. El texto evangélico que hoy compartimos concentra diversas afirmaciones que el Señor quiere plasmar en el camino de formación de sus discípulos. Me quedo solo con un tema para reflexionar: la blasfemia contra el Espíritu Santo que no tendrá perdón jamás.

Esta cuestión, la blasfemia contra el Espíritu Santo, ha llevado a numerosas reflexiones que han derivado en distintas interpretaciones del texto bíblico. Es evidente que no se trata de “decir” una “mala palabra” en contra del Espíritu. Si así fuera y hay arrepentimiento habría perdón de Dios. Además, en este caso, ¿sería perdonada una “mala palabra” contra el Padre y el Hijo? Es obvio que la respuesta no va por aquí, por la “mala palabra” o un exabrupto verbal contra el Espíritu. Aunando las diversas explicaciones que se han dado a lo largo de los siglos se podría decir que la “blasfemia contra el Espíritu” tiene que ver con la resistencia a discernir la acción del Espíritu Santo en la propia vida. En el libro de los Hechos de los Apóstoles, hay una frase de Esteban que resumen muy bien este tema: “…Ustedes siempre resisten al Espíritu Santo…” (7,51). La blasfemia contra el Espíritu es resistirse a discernir su voz en la vida, en la realidad, en la historia puntual y concreta. No habrá perdón porque es ir decididamente en contra de lo que Él nos susurra como camino de plenitud en la vida. Sintetizando, lo que está en juego es la resistencia al discernimiento del Espíritu.

Por eso, propongo como clave de acceso al tema de la blasfemia contra el Espíritu Santo, el discernimiento según el Espíritu, el discernimiento espiritual en clave teologal. Me dejo iluminar por el Evangelio y por los números 166-175 de Gaudete et Exsultate del Papa Francisco. Propongo así, tres puntos, sintetizados en tres palabras: DON, HÁBITO, RIGIDEZ.

  1. Discernimiento: DON que hay que pedir a Dios
  2. Discernimiento: HÁBITO necesario
  3. Discernimiento: camino de superación de la RIGIDEZ espiritual

Papa Francisco en GEE 169: el discernimiento nos lleva a reconocer los medios concretos que el Señor predispone en su misterioso plan de amor, para que no nos quedemos solo en las buenas intenciones.

1. Discernimiento: DON que hay que pedir a Dios.
En primer lugar el discernimiento espiritual es un DON que viene de lo alto, es gracia. Por eso hay que pedirlo humildemente al Espíritu Santo. Se debe elevar desde nuestro corazón la súplica para que el Señor nos regale el DON del discernimiento en las complejas situaciones de vida. Se trata de levantar la mirada a Dios y no percibir el discernimiento solo como determinados procedimientos humanos que podemos llevar adelante para decidir una determinada situación. Nuestra oración cotidiana debe incluir el ruego confiado al Señor para que nos otorgue el DON del discernimiento. ¡Pidamos con humildad a Dios el DON del discernimiento para no blasfemar contra el Espíritu Santo!

¿Entiendo que en primer lugar el discernimiento es un DON? ¿Le pido a Dios que me regale el DON de discernimiento? ¿Busco discernir según Dios lo que acontece en la vida? ¿Busco desde el silencio de la oración cotidiana pedir luz al Señor para discernir los diversos aspectos de mi vida?

2. Discernimiento: HÁBITO necesario.
Luego de captar que el discernimiento es don de Dios, debemos descubrir que es HÁBITO. El Papa Francisco nos recuerda que es un HÁBITO necesario sobre todo en los tiempos que corren con muchas posibilidades de distracción y desconcentración. El desafío será entonces cultivar el HÁBITO del discernimiento con serenidad y paciencia. Aprender a regular y recalcular según los tiempos de Dios, que no son nuestros tiempos. Así como el don reclama oración, el HÁBITO reclama arte y destreza en conectar la realidad de la vida con los tiempos de Dios en reflexión, interioridad, mirada integral y búsqueda de buen consejo. No podemos manejarnos en la vida con el primer impulso de nuestro corazón, necesitamos “parar la pelota” y desde la oración practicar el HÁBITO del discernimiento para responder a las pequeñas y grandes cuestiones de nuestra vida. ¡Cultivemos juntos el HÁBITO de discernir en el tiempo de Dios para no blasfemar contra el Espíritu Santo!

¿Practico el HÁBITO del discernimiento en las decisiones de mi vida? ¿Me dejo “acorralar” por las coyunturas y me resisto a discernir según el Espíritu? ¿Intento superar la tentación de resolver todo con el primer impulso de mi corazón? ¿Me tomo el tiempo necesario desde Dios para discernir en profundidad?

3. Discernimiento: camino de superación de la RIGIDEZ espiritual.
Lo opuesto al discernimiento evangélico es la RIGIDEZ espiritual. Es la tentación de querer resolver todo en normas, escritas u orales, más progresistas o más conservadoras. Es querer “manipular” la realidad desde nuestros esquemas cerrados. Es resistirnos al Espíritu que nos invita a la novedad y la renovación constantes en los complejos pliegues de la vida. El discernimiento espiritual nos libera de la RIGIDEZ que nos transforma en “marionetas” de la fe sin cultivar el gran regalo de la libertad de los hijos de Dios. En la dinámica de la vida muchas cosas no son “claras y distintas”, sino oscuras y en camino de maduración. La RIGIDEZ no ayuda al crecimiento, es más lo estanca o lo bloquea. El discernimiento permite un progreso saludable en la maduración espiritual y humana. ¡Aprendamos a discernir constantemente para superar la RIGIDEZ espiritual no blasfemando contra el Espíritu Santo!

¿Tengo actitudes de RIGIDEZ en mi vida espiritual? ¿Soy muy RÍGIDO con los demás? ¿Acepto el camino del discernimiento espiritual como antídoto a la RIGIDEZ? ¿Disfruto de la libertad de los hijos de Dios? ¿Me permito crecer y madurar según Dios en lo dinámica del “claro-oscuro” de la vida y de la historia?

 + Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina.

06-100618-trespuntitos-obispo

Escuchá el audio por Marina Ibarlucea: TresPuntitos-Mestre-10JUN2018
Descargá el archivo word aquí: Domingo 10º Durante el Año Ciclo B 2018

Anuncios