LOS #TRESPUNTITOS DE MONSEÑOR GABRIEL MESTRE PARA ESTE DOMINGO 14° DURANTE EL AÑO

Domingo 14º Durante el Año Ciclo B. 8 de julio de 2018

Primera lectura: Ez 2,2-5
Salmo: Sal 122,1-4
Segunda lectura: 2Co 12,7-10
Evangelio: Mc 6,1-6a

img 2635

          Jesús vuelve a Nazaret, el pueblo de su infancia y adolescencia. Sus discípulos lo acompañan. El sábado por la mañana va a la Sinagoga y, como lo podía hacer cualquier varón adulto, enseña y explica las Escrituras. Los que estaban presentes quedan admirados de la enseñanza. Sin embargo pasan de la admiración a las preguntas y de las preguntas a una clara falta de fe. No entienden cómo alguien que conocer y es contemporáneo a ellos pueda hacer enseñanzas y milagros tan grandiosos. Es increíble que pierdan de vista lo que ellos mismos escuchan y ven, y pongan el acento en que “conocen” su origen.

          Jesús responde con un refrán popular de la época que nosotros hoy lo sintetizamos así: “nadie es profeta en su tierra”. Este dicho refleja la experiencia histórica del pueblo de la Antigua Alianza que muchas veces ha rechazado a sus profetas porque eran hombres o mujeres del mismo pueblo con los que compartían la vida y todas las circunstancias históricas. El “gran drama” del evangelio de este Domingo es que la admiración no se pudo trasformar en fe.

          Teniendo en cuenta todas las lecturas propongo tres puntos para meditar sintetizados en tres palabras: REBELDE, FE, GRACIA.

  1. Un corazón REBELDE y endurecido
  2. Que la admiración se transforme en FE
  3. Te basta mi GRACIA

1. Un corazón REBELDE y endurecido
Son llamativas las expresiones de la primera lectura. Describe al pueblo en tres oportunidades con la palabra REBELDE. Reforzado además por la expresión “hombres obstinados y de corazón endurecido”. Anticipa la actitud de los conciudadanos de Jesús en el Evangelio que no tienen fe en el Señor.

 ¿Cómo está mi corazón hoy? ¿Puedo recibir el reproche del profeta de tener un corazón endurecido? ¿En qué situaciones de la vida me vuelvo negativamente obstinado? ¿Tengo un corazón REBELDE? ¿Soy REBELDE a la Palabra de Dios?

2. Que la admiración se transforme en FE
Esta es la Buena Noticia del Evangelio: que la admiración en Jesús se transforme en FE. Que el asombro y el maravillarse por los milagros del Señor no quede solo en eso sino que sea puente, vehículo, para crecer más en el camino de la FE. Jesús sigue obrando maravillas hoy también. No solamente en algún milagro visible y grandilocuente. Sino también en los milagros cotidianos: la reconciliación de dos personas, la conversión del corazón de un hermano, el optimismo y la fuerzas de una familia en medio de la adversidad… Sólo hay que saber mirar para que de la admiración y el asombro pasemos a una verdadera actitud de FE.

¿Qué me impacta de Jesús?  ¿Por qué? ¿Logro percibir que detrás de todo lo bueno el siempre está presente de una u otra forma? Al leer las Escrituras: ¿paso de la admiración a la FE? ¿Confío realmente en aquel que tiene el poder de sanar en profundidad el corazón humano?

3. Te basta mi GRACIA
La segunda lectura es una verdadera perla del Nuevo Testamento. En un estilo bien personal, como es habitual en Pablo, él mismo nos enseña a aceptar e integrar nuestra propia debilidad en una dinámica auténticamente espiritual. La espina clavada en la carne de Pablo puede ser cualquiera de nuestras dificultades, dolores o pecados: pasados o actuales, puntuales o crónicos, visibles o imperceptibles para los demás, más o menos graves… Ante estas espinas, con Pablo pedimos ser liberados; con Pablo también escuchamos de parte de Dios: Te basta mi GRACIA. Sabiendo también nosotros que el poder de Dios triunfa en nuestra debilidad. Nos recuerda el Papa Francisco: Una de las tentaciones más serias que ahogan el fervor y la audacia es la conciencia de derrota que nos convierte en pesimistas quejosos y desencantados con cara de vinagre. Nadie puede emprender una lucha si de antemano no confía plenamente en el triunfo. El que comienza sin confiar perdió de antemano la mitad de la batalla y entierra sus talentos. Aun con la dolorosa conciencia de las propias fragilidades, hay que seguir adelante sin declararse vencidos, y recordar lo que el Señor dijo a san Pablo: «Te basta mi gracia, porque mi fuerza se manifiesta en la debilidad» (2Co 12,9)… (EG 85).

¿Cuáles son las espinas que yo hoy tengo clavadas en mi propia carne…? ¿Cómo me afectan? ¿Qué actitud tengo ante ellas? ¿Quiero superarlas solo o busco la ayuda de Dios? ¿Dialogo con Dios mis problemas, tentaciones y pecados? ¿Se los entrego para que el los sane con su poder? ¿Confío realmente en el poder de la GRACIA de Dios en mi vida? ¿Confío incluso cuando se tarda en ver frutos y verdaderos cambios de vida? ¿Qué implica para mí la frase “cuando soy débil, entonces soy fuerte”?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina

07jul2018-trespuntitos-obispado

Descargá el archivo word aquí: Domingo 14º Durante el Año Ciclo B 2018

Anuncios