“Que las palabras misericordia y vida, puedan marcar nuestro testimonio y compromiso en nuestra Patria”

El obispo celebró la misa por los 80 años de la Gruta de Lourdes

A 80 años de la fundación de la Gruta de Lourdes se realizó esta tarde una misa para celebrar este aniversario tan especial. La eucaristía fue presidida por monseñor Gabriel Mestre y concelebrada por los sacerdotes del lugar Miguel Cacciutto y Alfredo Romero, entre otros. La misa fue en la capilla y luego de la misma el obispo bendijo un espacio nuevo, donde vivirán más personas con discapacidad incrementando así la capacidad del hogar.

“La eucaristía es acción de gracias es lo que queremos que marque esta celebración de los 80 años de la Gruta de Lourdes. Darle gracias al Señor por esta presencia física de este lugar, que no es sólo física, sino espiritual por excelencia en Mar del Plata. Lugar visitado por muchos católicos practicantes, otros que no viven la fe más que como religiosidad popular e incluso por personas de otras confesiones y que de alguna manera encuentran en este lugar algo de paz, serenidad, profundidad algo que ayude a aquietar el espíritu”, inició diciendo Mestre en la homilía.

“Le damos gracias a Dios por tantos hermanos que en estos 80 años, han cuidado, tutelado, mejorado, protegido y embellecido para que pueda ser lo que es un lugar de encuentro con el Señor, la Virgen y con los hermanos. También por las hermanas que han pasado, y las que hoy lo llevan adelante, voluntarios del hogar, los sacerdotes, el padre Miguel que está de párroco en la zona. Gracias por la presencia de todos ustedes”, añadió el obispo.

Haciendo alusión al 9 de julio, día de la independencia de Argentina, agradeció por el don de la Patria”, y resaltó “en medio de las tensiones, dificultades y conflictos a lo largo de tantos años que desde la fe podamos hacer nuestro aporte para el diálogo, la cultura del encuentro y para la justicia que necesitamos todos los argentinos y cada una de nuestras familias”.

“El evangelio de la vida de nuestro Señor Jesucristo nos compromete, firme, clara y apasionadamente como nos pide el papa Francisco, a oponernos a cualquier intento legal que busque eliminar a los más pobres, a los más indefensos y necesitados que es la vida en el seno materno. También Jesús nos trae el evangelio de la misericordia, nos recuerda el carisma, la presencia de las hermanas y voluntarios en el acompañamiento del hogar, ese evangelio de la misericordia que ustedes queridos hermanos buscan vivir en el día a día en esta obra tan importante para nuestra ciudad, y tan difícil de sostener por las complicaciones que implican mantener este evangelio de la misericordia, en este hogar”, resaltó el pastor de la Iglesia Católica de Mar del Plata.

Finalmente concluyó, “que estas dos palabras: misericordia y vida, puedan marcar nuestro testimonio y compromiso por la vida en nuestra Patria. No porque queremos pelearnos con nadie, sino porque no podemos callar lo que hemos visto y oído, no podemos callar los elementos esenciales del evangelio de nuestro Señor Jesucristo”.

Durante la bendición final, el obispo pidió a las religiosas, sacerdotes, voluntarios, personal del hogar de ancianos y enfermos crónicos que se acercaran y les bendijo las manos, como símbolo y expresión de su entrega cotidiana, y su trabajo tan intenso en favor de la vida.

“Los primeros 80 años de la Gruta, nos trae gratos recuerdos a toda la gente de Mar del Plata, especialmente al Puerto. Hoy estamos recogiendo los frutos, de la siembra que se hizo 80 años atrás. Realmente, tenemos la gracia y bendición que mucha gente de Mar del Plata ha acompañado los primeros pasos, a la Madre Concepción que fue la impulsora, y a los que se siguen acercando para escribir esta historia”, relató la hermana Silvia, una de las religiosas atienden la Gruta y luego manifestó “el Puerto ha sido bendecido por Madre Teresa Michel y Don Orione, dos grandes santos que trabajaron aquí y acompañaron a las grandes hermanas. Era una utopía proyectarse como lo hicieron pero se animaron, y aquí estamos hoy, a nuestra forma y a nuestro modo, con lo que disponemos continuando esta obra tan importante”.

A un mes de la desaparición del pesquero Rigel, rezarán una misa

Mañana martes a las 17, en la parroquia Sagrada Familia del puerto marplatense –Rondeau 551-, monseñor Gabriel Mestre, obispo diocesano, presidirá una misa a un mes de la desaparición del buque pesquero Rigel, que se produjo el pasado el 10 de junio. Algunos de los familiares de los tripulantes del mencionado buque solicitaron la eucaristía, y pidieron a la comunidad que puedan acompañarlos y unirse en esta oración especial.

 

Anuncios