Los #TresPuntitos de Monseñor Mestre para este domingo 17° Durante el Año

Domingo 17º Durante el Año Ciclo B. 29 de julio de 2018

Primera lectura: 1Re 4,42-44
Salmo: Sal 144,10-11.15-18
Segunda lectura: Ef 4,1-6
Evangelio: Jn 6,1-15

A partir de este Domingo, y durante cinco más, compartiremos una lectura semi-continua de Jn 6 comenzando con el episodio de la multiplicación de los panes y los peces que hoy proclamamos. La liturgia toma primero este signo realizado por Jesús y, luego, en tres partes, fragmentos importantes del llamado “Discurso del Pan de Vida”, para finalizar, el quinto Domingo (21º Durante el Año), con la reacción de la multitud y de los Doce ante lo que Jesús ha hecho y dicho.

En esto cinco Domingos aparecerán temas comunes que se irán tratando con diversos niveles de profundidad a medida que avanzamos en Jn 6. El trasfondo eucarístico de este texto es indiscutible. Pero tal vez, para nuestra meditación nos convenga avanzar más despacio y así ir “gustando” cada uno de los pasos que Jesús nos invita a dar en todo el relato. El acento eucarístico conviene marcarlo con más claridad en la tercera y cuarta parte del relato que nos da la Liturgia Dominical. Se podrían pensar los siguientes ejes para cada Domingo:

  • Domingo 29 de julio de 2018 (Jn 6,1-15):
    • LA SOBREABUNDANCIA Y GENEROSIDAD DE DIOS Y SU PODER ANTE LO PEQUEÑO Y LIMITADO DE NUESTRA HUMANIDAD.
  • Domingo 5 de agosto de 2018 (Jn 6,24-35):
    • JESÚS PAN DE LA FE, ALIMENTO DE NUESTRA FE. EN MEDIO DEL HAMBRE Y LA SED DE LA VIDA: ¿POR QUÉ BUSCAMOS A JESÚS?
  • Domingo 12 de agosto de 2018 (Jn 6,41-51):
    • JESÚS, PAN EUCARÍSTICO, ANTE LA MURMURACIÓN Y DESCONTENTO DEL PUEBLO.
  • Domingo 19 de agosto de 2018 (Jn 6,51-59):
    • JESÚS, PAN EUCARÍSTICO, ALIMENTO POR EXCELENCIA DEL DISCÍPULO MISIONERO DEL SEÑOR.
  • Domingo 26 de agosto de 2018 (Jn 6,60-69):
    • EL SEGUIMIENTO DE JESÚS, PAN DE VIDA, EL ÚNICO QUE TIENE PALABRAS DE VIDA ETERNA.

Entrando en el texto de este Domingo… La multiplicación de los panes y peces está narrada seis veces en el NT: dos en Mt, dos en Mc, una en Lc y una en Jn. Es obvio que este signo de Jesús realizado, muy probablemente más de una vez, a calado fondo en la primitiva comunidad cristiana que lo ha transmitido en estas seis versiones en los textos del NT.

Teniendo presente las lecturas de este Domingo propongo tres puntos para reflexionar y meditar sintetizados en tres palabras: POCO, SOBREABUNDANCIA, SOPORTARSE.

  1. Ofrecer lo POCO y lo pequeño
  2. La SOBREABUNDANCIA de Dios
  3. SOPORTARSE mutuamente por amor

img_2635

1. Ofrecer lo POCO y lo pequeño
La cantidad de panes y pescados es irrisoria para el enorme número de personas: ¡cinco panes y dos pescados para cinco mil hombres! Sin embargo Dios toma lo POCO que ofrece un niño y a partir de ahí se alimenta a la multitud. Lo que aparentemente era imposible se hace posible por el poder de Dios. Lo que superaría todo cálculo humano queda más que superado por la acción de Dios. Hoy, es posible que nos hagamos la mismas preguntas que se hacen Felipe y Andrés: ¿Dónde, qué, cómo, cuándo…? La realidad es tan compleja y tan difícil de cambiar en sus aspectos negativos que nos volvemos pesimistas, negativos, cerrados, obtusos, incapaces de poder confiar en el poder de Dios… Por lo tanto perdemos la capacidad para ofrecer lo POCO que somos y que tenemos para que Dios haga su obra.

Ante la realidad compleja de cada día: ¿soy capaz de comprometerme con la fuerza de Dios para transformarla? ¿Cuáles son los “cinco panes y dos pescados” que yo hoy puedo ofrecer a Dios? ¿Se los ofrezco…?, ¿con sinceridad y sencillez…? ¿Me comprometo con actitud positiva y optimista sabiendo que Dios es el que transforma y hace el signo?

2. La SOBREABUNDANCIA de Dios
El relato desborda de sobreabundancia. Todos comen y quedan satisfechos. Además, sobran doce canastas. El número doce es símbolo de elección: doce tribus en el AT y doce Apóstoles en el NT. Es un número de perfección y predilección. Dios nunca se deja ganar en generosidad. Derrama su poderío para saciar y se excede para que quede en evidencia que su poder es infinito. Esto hoy se sigue dando. Su gracia se derrama SOBREABUNDANTEMENTE a través de los Sacramentos. La Reconciliación y la Eucaristía actualizan para la fe la SOBREABUNDANCIA de Dios que percibimos en la multiplicación de los panes y peces. Alimentarse de esta gracia de Dios nos hace SOBREABUNDANTES con nuestros hermanos: generosos, comprometidos, audaces en el bien y la verdad.

¿Percibo la SOBREABUNDANCIA de Dios en las situaciones de mi vida hoy? ¿Descubro a un Dios que no se deja ganar en generosidad? ¿Me alimento, a través de la Reconciliación y la Eucaristía, de la gracia SOBREABUNDANTE de Dios? ¿Llevo a la vida cotidiana la SOBREABUNDANCIA y generosidad de Dios?

3. SOPORTARSE mutuamente por amor
San Pablo nos regala en la segunda lectura una serie de recomendaciones que son realmente oportunas para toda comunidad cristiana, comenzando por nuestras familias y grupos de Iglesia. Catorce palabras que expresan de forma sintética la verdadera identidad de nuestra vocación: Conservar la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz para vivir la humildad, la mansedumbre y la paciencia soportándonos los unos a los otros por el amor. ¡Cuánto para conjugar en estas palabras! Explicamos una de ellas. La palabra SOPORTARSE viene de SOPORTE. SOPORTARSE no es el simple “aguantar”. SOPORTAR es “SER SOPORTE”, ser bastón, ser sostén. ¡Qué bueno cuando en la pareja uno es soporte del otro! ¡Cuándo los amigos, los hermanos, los familiares en general son soportes los unos de los otros!

¿Qué implica para mí hoy conservar la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz? ¿Soy humilde, manso y paciente? ¿De quién o quiénes tengo que ser SOPORTE? ¿Busco SOPORTAR a los que el Señor pone en el camino de mi vida?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina.

29jul2018-trespuntitos-obispado

Descargá el archivo aquí: Domingo 17º Durante el Año Ciclo B 2018
Escuchalo en el siguiente link: https://youtu.be/7-pVF4I1jAc