Con la consigna de salvar las dos vidas, y el no a la legalización del aborto, se realizó una Marcha por la Vida.

Ayer por la tarde, se realizó la Marcha por la Vida, en Mar del Plata en la que participaron miles de marplatenses y también lo hizo monseñor Gabriel Mestre, obispo de Mar del Plata. La consigna fue “Salvemos las dos vidas, no al aborto”. La convocatoria fue a las 15 horas en el monumento a General San Martín, ubicado en Mitre y San Martín, y desde allí caminaron hacia el monumento a los lobos, donde formaron un simbólico corazón.

“En el Antiguo Testamento, dice la palabra en el Deuteronomio: ‘Elige la vida y vivirás’, que esta palabra pueda marcar hoy y siempre, en toda circunstancia y de manera particular para defender la vida no nacida en el seno de la madre, y pueda ser testimonio fuerte desde lo más profundo de nuestro corazón. La marcha no es contra nadie, sino a favor de las dos vidas y recordando las palabras “Elige la vida y vivirás”, mencionó enfático el obispo en el escenario montado en la rambla marplatense.

Florencia Ferullo, referente de Unidad Provida expresó “no hay diferencia entre un aborto de 14 semanas o de 12, en ambos casos están descartando una vida, por eso nuestro total repudio a la ley. Además agregó “queremos que la comunidad comprenda que legalizar el aborto es un fracaso social. Es el Estado el que nos debe garantizar como mujeres poder llevar adelante nuestro embarazo. La decisión de descarte de una vida humana no puede ser justificada por cuestiones económicas o sociales”.

En Mar del Plata existen organizaciones sociales que ayudan a las mujeres que se encuentran en situación de vulnerabilidad para que puedan continuar con su embarazo. “Trabajar en barrios de la ciudad es lo que nos ha permitido entender que las mujeres a pesar de su situación económica deciden tener a sus hijos. Es impresionante ver el compromiso que asumen una vez que reciben aquello que el Estado hoy nos les está dando: capacitación, controles de salud y elementos para sus bebés. Si nosotros que somos ONG y contamos con pocos recursos podemos ayudar a muchas embarazadas, hay que imaginarse lo que podría hacer el Estado si tomara el compromiso de cuidar y proteger a las dos vidas en vez de ir por el camino más fácil dictando una ley que cosifica y elimina a una de ellas”, destacó.

En la convocatoria de ayer, recordaron que el próximo miércoles 8 de agosto, saldrán colectivos para el Congreso de la Nación, donde los senadores votarán a favor o en contra del proyecto de ley. También en la diócesis, en las distintas ciudades, habrá misas ese mismo día rezando por la vida, a las 19 en la Catedral.

¡Gracias a Federico, Alejandro y Pablo por las fotos!

Anuncios