Los #TresPuntitos de monseñor Gabriel Mestre para este Domingo 27º Durante el Año

Domingo 27º Durante el Año Ciclo B. 7 de octubre de 2018

Primera lectura: Gn 2,4b.7a.18-24
Salmo: Sal 127,1-6
Segunda lectura: Heb 2,9-11
Evangelio: Mc 10,2-16 (o bien más breve: Mc 10,2-12)

         Tomamos este Domingo la versión más breve del Evangelio. El texto es complejo para captarlo en su contexto original y también lo es para la transmisión en la realidad actual. Intentaremos una brevísima síntesis a partir de tres puntos sintetizados en tres expresiones: TRAMPA LEGALISTA, GRANDEZA DEL MATRIMONIO, INDISOLUBILIDAD Y NUEVA UNIÓN.

1.     TRAMPA LEGALISTA y respuesta revolucionaria de Jesús
2.     El designio de Dios sobre la GRANDEZA DEL MATRIMONIO
3.     La INDISOLUBILIDAD del Sacramento del Matrimonio y la situación de los divorciados en NUEVA UNIÓN

0PORTADA-TRESPUNTITOS-MESTRE

1.     TRAMPA LEGALISTA y respuesta revolucionaria de Jesús
Es evidente que a estos fariseos no les interesa la verdad sino poner una TRAMPA al Señor. Por eso se sirven de esta consulta particular que apunta a responder sobre qué causas son legítimas para que el varón se pueda divorciar de su mujer. Actitud altamente negativa y TRAMPOSA de los fariseos.

El Señor no se deja encerrar en la disputa LEGALISTA y tiene una postura revolucionaria poniendo en el mismo nivel al varón y a la mujer. Hasta ese momento era el varón quién podía decidir o no separarse de su mujer. La mujer era considerada una “propiedad”, un “objeto” del varón. Jesús los pone al mismo nivel superando toda “cosificación machista” de la mujer. Su planteo es totalmente original y refleja la no acepción de personas en Dios.

¿Caigo en la tentación del LEGALISMO? ¿Tapo la verdad con vanas elucubraciones? ¿En algún momento de mi vida he sido TRAMPOSO? ¿Percibo que muchas veces en los ámbitos creyentes se cae en la TRAMPA LEGALISTA para querer tener todo dominado y resistirse a discernir en la libertad de conciencia?

2.     El designio de Dios sobre la GRANDEZA DEL MATRIMONIO
En medio de la disputa legal aparece el “permiso” de Moisés. Pero una vez más el Señor amplía el horizonte e invita a mirar el plan primigenio de Dios. Por eso ante cualquier tema existencial y/o moral debemos siempre buscar ese designio originario del Creador que nos hizo buenos y para el bien y la verdad. Que ninguna coyuntura particular nos haga perder de vista este principio teologal.

Dentro de este designio primigenio tanto el Génesis, como lo que dice Jesús citando dicho libro, nos recuerda la GRANDEZA DEL MATRIMONIO, de la unión de la pareja humana. Los dos son “uno”, una sola carne. Los dos, varón y mujer, forman una unidad perfecta en total armonía y complementariedad. Este es el plan original de Dios que hay que promover y defender como base del auténtico Evangelio de la familia y de la vida.

En mi camino espiritual: ¿busco siempre el designio primigenio de Dios? Es decir: ¿me pregunto con sinceridad cuál es el plan de felicidad y plenitud que Dios tiene para mí, para mis hermanos y para el mundo? ¿Capto la belleza del Sacramento del Matrimonio? ¿Busco formar y formarme en esta perspectiva? ¿Animo a los más jóvenes a preparar sus corazones para el encuentro en el amor profundo e integral con su futura/o esposa/o?

3.     La INDISOLUBILIDAD del Sacramento del Matrimonio y la situación de los divorciados en NUEVA UNIÓN
Esta unidad, entre el varón y la mujer, es tan fuerte en sí y por la bendición de Dios que configurados a partir del Sacramento del Matrimonio es absolutamente INDISOLUBLE. La gracia del mismo Dios fortalece a los esposos para que realmente puedan ser una sola carne. No se trata de una simple exigencia exterior sino que el Señor se compromete hasta el fondo capacitando espiritualmente a los esposos para que su amor sea pleno y profundo. Así lo van a poder defender de cualquier vaivén o dificultad en el camino de la vida.

Sin embargo, sabemos por experiencia que no siempre llega a buen término el ideal de la vivencia en comunión entre el varón y la mujer unidos en el santo Sacramento del Matrimonio. Ante la realidad de la separación y la NUEVA UNIÓN que se genera en muchos casos, se piensa que estas personas quedan discriminadas y rechazadas por la Iglesia. El Papa Francisco dedica parte del documentoAmoris Laetitia (AL) a reflexionar sobre este tema. Deja bien en claro que nadie debe sentirse discriminado, que no se puede acusar a ninguna persona con el dedo y que el principio de la misericordia debe primar en todo momento. En las situaciones concretas de aquellos matrimonios que se han separado de forma definitiva y no puedan realizar por ningún motivo la nulidad, el Papa los invita a realizar un camino de discernimiento en el marco de la libertad de conciencia para detectar qué pasos se pueden dar. En algunos casos el resultado final será permanecer fieles a la vida de la fe y de la Iglesia sin la participación plena en los Sacramentos. En otros casos, como fruto del discernimiento y atendiendo especialmente a las limitaciones que atenúan la responsabilidad y la culpabilidad de las personas concretas (cf. AL 301-302), sería posible el acceso a los Sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía (cf. AL notas 336 y 351) cuya celebración, a su vez, dispone a la persona a seguir encontrando los posibles caminos de respuesta a Dios y de crecimiento en medio de los límites (AL 305).

¿Capto la importancia de la INDISOLUBILIDAD del Sacramento del Matrimonio? ¿Descubro que está al servicio de la unidad y comunión de la familia? En este mundo tan cambiante: ¿busco vivir, con la gracia de Dios, los compromisos de forma estable y permanente? ¿He leído y meditado los aspectos espirituales y pastorales que el Papa Francisco propone sobre el Matrimonio en AL? De forma particular: ¿he buscado interiorizarme por los caminos posibles de acompañamiento y discernimiento de parejas de divorciados en NUEVA UNIÓN?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina

Descargalo aquí: Domingo 27º Durante el Año Ciclo B 2018

 

Anuncios