“Esta Marcha de la Esperanza, es signo del caminar de la vida con tantas cosas lindas y tantas complejas”

El próximo sábado será la masiva 45° Marcha de la Esperanza.

En un encuentro con la prensa local, monseñor Gabriel Mestre, obispo de Mar del Plata, brindó detalles de la 45° Marcha de la Esperanza que será el sábado 1 de diciembre a partir de las 16, desde la Gruta de Lourdes hasta la Catedral. Lo acompañaron el presbítero Silvano De Sarro, y algunos laicos que están en la organización. Este año, el lema que acompaña la tradicional peregrinación y manifestación de fe, es “Con María caminemos juntos en la audacia del Espíritu”.

“La gente ya conoce esta propuesta, salimos de la Gruta, caminamos y de alguna manera podemos experimentar que este caminar en la Marcha de la Esperanza, es signo del caminar de la vida del día a día, del año que llevamos adelante con tantas cosas lindas y tantas complejas. Para nosotros esta es una marcha profundamente humana, y profundamente espiritual porque caminamos a la Catedral donde juntos celebramos la eucaristía como cierre de este peregrinar”, explicó monseñor Mestre.

El recorrido es el habitual, comenzando en la Gruta de Lourdes, Magallanes 4051, desde allí se camina hasta la parroquia San Antonio en Elpidio González 203. Luego se dirigen a la parroquia Jesús Obrero en Lisandro de la Torre 790, de ahí a la parroquia San José, en Matheu 3351 y la anteúltima parada es la Asunción de la Santísima Virgen en Santa Fe 2973, para llegar aproximadamente entre las 20 y las 20.30 a la Catedral, donde será la misa en las escalinatas. “A las 16 salimos de la Gruta, esté como esté el tiempo, aunque por ahora anuncian buen clima gracias a Dios. Y también recordamos que si hay alguna persona mayor, con dificultades para caminar, o mamás con niños, pueden reunirse a las 19, en la parroquia Asunción que está pegada al Hospital Materno Infantil y así caminar las 14 cuadras que nos separan de la Catedral, y allí celebrar la eucaristía juntos”, detalló el obispo.

“La Marcha de la Esperanza nos da la clave para ver la actitud de la Iglesia que ve las dificultades como desafíos y confía en la fuerza del Señor para, en un camino de verdad, justicia, compromiso, esperanza, solidaridad, y sobre todo de paz; llevar adelante las situaciones complejas que tenemos. Las que a nivel social vivimos desde hace muchísimos años, siempre fueron y son acompañadas del compromiso de la fe en las realidades concretas de cada día”, concluyó Mestre.

La Marcha de la Esperanza, tuvo origen cuando monseñor Eduardo Pironio, era obispo de Mar del Plata, y se ha mantenido hasta nuestro días. Actualmente Pironio, fallecido en 1998, es Siervo de Dios, y se espera que pronto pueda ser beatificado por la Iglesia Católica.