“Que en medio de las dificultades que tenemos en nuestra Patria podamos ser constructores de una cultura del e ncuentro y la paz”

Monseñor Mestre presidió la tradicional procesión de San Salvador en el Puerto

Esta tarde, monseñor Gabriel Mestre, obispo diocesano presidió la celebración en honor a San Salvador como culmen de la fiesta de los Pescadores. La procesión comenzó a las 16 partiendo desde la Parroquia Sagrada Familia ubicada en Rondeau 551, Puerto marplatense y fue guiada por el párroco del lugar, Miguel Cacciutto y otros sacerdotes. Con la imagen de San Salvador –es la imagen del Sagrado Corazón de Jesús- en andas, decenas de fieles acompañaron la procesión que llegó hasta la banquina del Puerto. “Que en medio de las dificultades a nivel laboral, económico, social que tenemos en nuestra Patria, podamos ser constructores de una cultura del encuentro y la paz”, dijo el obispo a los pescadores y a todos los presentes en esta tradicional fiesta.

Al llegar al Puerto, el obispo hizo una oración frente al edificio de la Prefectura Naval, luego en el monumento a los Pescadores, recordaron a todos los fallecidos en el mar y junto a Luis Ignoto – presidente de la Sociedad de Patrones Pescadores-, presentaron una ofrenda floral. Minutos después y ante una multitud de personas que esperan allí la procesión, embarcaron la imagen de San Salvador en el “Don Mario”, así zarparon al mar escoltados por otros barcos que acompañaron la profunda y devota procesión náutica.

Cerca de la imagen del Cristo de la Escollera Norte, el obispo hizo la bendición del mar y se realizaron las ofrendas florales. En uno de los momentos más emotivos, familiares del Repunte arrojaron las flores, recordando a sus familiares desaparecidos como también a aquellos tripulantes de los naufragios del Rigel, Antonino, el Niño…y del ARA San Juan, como otros. Ubicados frente a la Base Naval, se hizo un minuto de silencio también por los “44 tripulantes del submarino” en un momento también muy emocionante. “Qué ellos como héroes de la Patria gocen de la luz que no tiene fin; la luz Señor que sólo vos nos podés dar. Que la luz del sol que en este momento ha salido, ilumine la vida de todos los familiares que han perdido un ser querido en el mar”, dijo monseñor Mestre frente al lugar donde amarraban al submarino ARA San Juan.

Al volver a la banquina, Mestre realizó el tradicional mensaje a los pescadores y manifestó “El Señor nos ha regalado tener presente y dar gracias por la riqueza de nuestro mar, que seamos auténticos herederos de una cultura del trabajo, como claramente ustedes como personas y familias del puerto lo han sido y lo seguirán siendo”.

“Pidamos a Dios, que en medio de las dificultades a nivel laboral, económico, social que tenemos en nuestra Patria, podamos ser constructores de una cultura del encuentro y la paz social como tantas veces nos pide el papa Francisco. Que la fuerza que nos da Dios y san Salvador anime nuestros corazones para llevar adelante la vida , en las cosas que nos va bien, y también cuando aparece en el horizonte de nuestra vida alguna dificultad. Pedimos la protección de Dios, y bendeciremos los frutos del mar, y los elementos del trabajo”.

La fiesta culminó con la invocación a la Madre de los Pescadores y la entonación del himno Nacional Argentino y también el italiano.