El nuncio apostólico presidió una misa en conmemoración del 145° de la fundación de la ciudad

Monseñor Léon Kalenga Badikebele, nuncio apostólico de Su Santidad Francisco, presidió el pasado domingo la misa con motivo de la conmemoración del 145° aniversario de la fundación de Mar del Plata. La ceremonia, que se llevó a cabo en la Iglesia Catedral de los santos Pedro y Cecilia, tuvo lugar en el marco de la primera vista oficial del nuncio a la diócesis de Mar del Plata.

El obispo diocesano, nonseñor Gabriel Mestre, en nombre de toda la comunidad local, dirigió unas palabras de bienvenida, agradeciendo también la presencia de las autoridades civiles que vinieron a compartir la celebración y, de forma especial, a los descendientes de los fundadores. Por su parte, el nuncio agradeció la buena acogida que ha tenido en nuestra ciudad e hizo un agradecimiento especial a los fieles presentes, remarcando la gran cantidad de familias presentes.

Al momento de pronunciar su homilía, el nuncio comenzó recordando la importancia de la cercanía de los pastores para con los fieles, como lo pide insistentemente el papa Francisco. También reconoció que en los meses que lleva como delegado de la Santa Sede en nuestro país no deja de admirarse positivamente de la gente, de su fe y de su devoción.

Por otra parte remarcó, “es importante que la comunidad haga una pausa para mirar hacia el futuro. Porque un pueblo sin memoria es un pueblo muerto. Memoria en las raíces de nuestra fe en la que se encuentran también los fundadores de la ciudad”.

Con respecto al mensaje que nos acerca Jesús dijo, “el Reino de Dios es un reino de amor, de paz, de justicia y de misericordia. El Reino hace de nosotros una misma familia. ‘Que venga tu reino’ con esa afirmación pedimos que venga la paz, la reconciliación, la justicia. Es lo que el Señor fue predicando durante sus tres años de ministerio”.

También reafirmó la importancia del protagonismo de los laicos en la Iglesia y en el mundo: “Antes de ir al Padre, Jesús nos da una misión a todos. Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, enseñando a cumplir los mandamientos y yo, Jesús, voy a estar con ustedes hasta lo último. Es el tiempo hoy de ustedes: los laicos. “

Con respecto al Papa Francisco recordó que “el 45% de los católicos está en América Latina y por eso Dios regaló como Sucesor del Apóstol Pedro a un hijo de éste continente, a un hijo de ésta tierra”. Con respecto a una posible visita del Papa afirmó “la visita el Papa se prepara: preparémonos. Mostremos al Papa que lo amamos. Preparémonos con la devoción por el Papa. Esto falta todavía, no es materia de futbol, es materia de fe. Preparemos el terreno, mostrando que él es muy querido. Él extraña a la Argentina, siento ese pálpito cada vez que lo veo.”

Al finalizar la Misa, el nuncio, junto a monseñor Gabriel, se acercó a saludar a todos los presentes.

¡Gracias a Juan Marcos por la crónica y las fotos! ¡También a Federico y a Roberto!

Anuncios