Los #TresPuntitos de monseñor Gabriel Mestre para este Domingo 2º Cuaresma (C)

Domingo 2º Cuaresma Ciclo C. 17 de marzo de 2019

Primera lectura: Gn 15,5-12.17-18

Salmo: Sal 26,1.7-9.13-14
Segunda lectura: Flp 3,17-4,1 (o bien, más breve Flp 3,20-4,1)
Evangelio: Lc 9,28b-36

Papa Francisco, 25 de febrero de 2018

¿Qué es la transfiguración de Jesús? Es una aparición pascual anticipada. Jesús toma consigo a los tres discípulos Pedro, Santiago y Juan y «los lleva, a ellos solos, a parte, a un monte alto»; y allí, por un momento, les muestra su gloria, gloria de Hijo de Dios. Este evento de la transfiguración permite así a los discípulos afrontar la pasión de Jesús de un modo positivo, sin ser arrastrados. Lo vieron como será después de la pasión, glorioso. Y así Jesús les prepara para la prueba. La transfiguración ayuda a los discípulos, y también a nosotros, a entender que la pasión de Cristo es un misterio de sufrimiento, pero es sobre todo un regalo de amor, de amor infinito por parte de Jesús. El evento de Jesús transfigurándose sobre el monte nos hace entender mejor también su resurrección. Para entender el misterio de la cruz es necesario saber con antelación que el que sufre y que es glorificado no es solamente un hombre, sino el Hijo de Dios, que con su amor fiel hasta la muerte nos ha salvado. El padre renueva así su declaración mesiánica sobre el Hijo, ya hecha en la orilla del Jordán después del bautismo y exhorta: «Escúchenlo».

Como todos los años en el tiempo cuaresmal, en el segundo Domingo contemplamos el Misterio de la Transfiguración del Señor. Acontecimiento que aparece narrado en los tres evangelios sinópticos y que hoy contemplamos en la versión de Lc. Se trata de una teofanía, es decir de un relato de manifestación de Diosmanifestación del poder y la gloria de Dios. La luminosidad, la blancura, el monte elevado, la nube y, sobre todo, la voz del Padre, dan cuenta de esta realidad teofánica que manifiesta la presencia del poder de Dios.

Jesús lleva consigo a Pedro, Santiago y Juan y les hace experimentar de forma anticipada su gloria como Dios antes de su resurrección. Intenta así fortalecerlos en la fe para que la Pasión y la Cruz no los escandalice, no los aparte del camino y del discipulado. A la luz de la Palabra de Dios propongo tres puntos para meditar y orar sintetizados en tres palabras: LUGAR, MEMORIA, ESCUCHAR.

1. Mi LUGAR entre el monte de la transfiguración y el valle del Getsemaní
2. Tener MEMORIA agradecida de las experiencias de transfiguración
3. Nosotros también ESCUCHAR hoy la voz del Hijo

img_2635

1.     Mi LUGAR entre el monte de la transfiguración y el valle del Getsemaní
La transfiguración es el momento luminoso de la experiencia de la gloria de Dios en nuestra vida. Todo es diáfano y claro, no se duda, todo está confirmado y despejado: la fe es firme y experimentamos de modo evidente que Dios está con nosotros, nos ama y nos protege. Getsemaní representa la experiencia contraria: asoma la duda, se hace presente la angustia de muerte, la sequedad, la aridez, el abandono, la aparente ausencia de Dios… Nuestra vida se desarrolla constantemente entre experiencias de transfiguración y de Getsemaní más o menos sostenidas, son como dos LUGARES que reflejan dos realidades. A veces en su totalidad. En otras circunstancias, algunos ámbitos, están más marcados por la transfiguración y otros por Getsemaní…

Mirando mi vida hoy: ¿dónde estoy parado?; ¿Cuál es mis LUGAR? ¿En la luminosidad de la transfiguración o en la oscuridad de Getsemaní? Revisar los diversos ámbitos de la vida. Tal vez en algunos aspectos haya más transfiguración y en otros más Getsemaní. Detectar las experiencias de claridad y seguridad en el camino así como las tinieblas y las incertidumbres de este momento de la propia vida.

2.     Tener MEMORIA agradecida de las experiencias de transfiguración
En este punto propongo mirar el pasado más lejano y también el más inmediato y hacer MEMORIA agradecida de los momentos de transfiguración que el Señor nos ha regalado. Es decir, esos momentos donde todo es claro y no se duda, donde se tienen las fuerzas espirituales necesarias para encarar con decisión los pequeños o grandes desafíos de la vida. Hacer MEMORIA de los momentos de transfiguración por dos motivos fundamentales:

a.      Para dar gracias a Dios por estos hermosos regalos que nos ha hecho a lo largo del camino.
b.     Para nutrirnos de esos momentos fuertemente espirituales y de encuentro con el Señor. Para así, cargar las pilasalimentar las bateríasnutrir mi memoria para el momento de cruz, la prueba, la sequedad, para los tiempos de Getsemaní en nuestra vida.

¿Cuáles han sido en mi corta o larga vida los principales momentos de transfiguración que Dios me ha regalado? ¿Tengo MEMORIA agradecida a Dios por esos momentos? ¿Le doy realmente gracias al Señor recordándolos y llenando mi MEMORIA de esos recuerdos? ¿Con qué alimento mi MEMORIA? ¿Dejo que estas experiencias de luz me alimenten interiormente? ¿Vuelvo a recordarlas sobre todo en los momentos de duda, de angustia, cruz u oscuridad? ¿Dejo que la luz de la transfiguración ilumine mi Getsemaní…?

 3.     Nosotros también ESCUCHAR hoy la voz del Hijo
En el marco del relato teofánico de la transfiguración de Jesús lo más importante es la confirmación del Padre que nos invita a ESCUCHAR al Hijo. El gran desafío de este tiempo de Cuaresma 2018 el ESCUCHAR la voz de Jesús. ESCUCHAR su Palabra que hoy se dirige de forma personal y directa a nuestro corazón. Lograr que nuestro tiempo cuaresmal esté marcado por una búsqueda sincera de ESCUCHA de su Palabra que nos reconcilia, nos renueva y nos da vida en abundancia.

¿ESCUCHO la Palabra de Dios escrita, la Biblia? ¿La leo frecuentemente con espíritu de fe y buscando vida en sus textos? ¿Me concentro debidamente en la Misa cuando ESCUCHO los textos bíblicos? ¿Oro con la Sagrada Escritura en la fe de la Iglesia? ¿Busco durante la semana hacer la Lectio Divina, la lectura orante de la Biblia, con el Evangelio de cada Domingo? ¿Intento llevar a la práctica aquello que leo y oro en la Palabra de Dios?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina

Anuncios