Invasión de Pueblos salió a las calles en Quequén

 

El segundo día de Invasión 51 Quequén 2019 estuvo lleno de actividades. Comenzó por la mañana temprano con charlas y misión, al igual que la primera parte de la tarde, continuando luego con la misa y marcha por la ciudad y finalizando con el fogón.

Los jóvenes invasores se dividieron en dos grupos para las actividades del segundo día. Los chicos entre 15 y 18 años compartieron una charla formativa a cargo de Mercedes Maxzoz. Los mayores de 18 años salieron de misión por las zonas de las diferentes capillas. Todo esto ocurrió por la mañana y luego de compartir el desayuno y rezar juntos ofreciendo las actividades del día.

Después del almuerzo compartido, las actividades se invirtieron: los más grandes participaron de la charla mientras el resto misionaba. Ambas charlas estuvieron orientadas a vivir la sinodalidad y el caminar juntos -como reza el lema del encuentro- en la clave de escuchar, discernir y participar.

A las 17 se reunieron para celebrar juntos la Eucaristía en las escalinatas de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, presidida por el padre obispo Mons. Gabriel Mestre acompañado por diferentes sacerdotes. La celebración se vivió en un clima de mucha oración y fraternidad.

Terminada la misa se dio inicio a la marcha por las calles de la ciudad. Los jóvenes caminaron juntos acompañados con cantos y oración. Se sumaron los fieles de Necochea y Quequén. En el camino se bendijo la imagen de la Virgen de Luján que se colocó en la última invasión en Quequén, en el año 1994. Los sacerdotes estuvieron en la marcha confesando.

Para terminar, luego de la cena, se realizó el ya tradicional “fogón”. Allí, en un ambiente distendido, los invasores pudieron disfrutar de un momento de animación, globos, juegos y un rato de baile. Finalizando con la oración nocturna.

Todo se vivió con mucha alegría, oración y fraternidad, como es tan característico de los jóvenes.

Hoy domingo las actividades continúan durante todo el dia, para cerrar con la misa y despedida a las 16, celebración presidida por nuestro obispo y en la que se dirá dónde será la próxima invasión.

(Agradecemos la excelente cobertura de Agustín).