LOS #TRESPUNTITOS DE MONSEÑOR GABRIEL MESTRE PARA ESTE DOMINGO 28º DURANTE EL AÑO (C)

Domingo 28º Durante el Año Ciclo C.
13 de octubre de 2019

 

Primera lectura: 2Rey 5,10.14-17 | Salmo: Sal 97,1-4 | Segunda lectura: 2Tim 2,8-13 | Evangelio: Lc 17,11-19

A la luz de la Palabra de este Domingo propongo tres puntos para orar y reflexionar. Los sintetizo en tres palabras: LEPRA, PEDIR, GRACIAS.

  1. La LEPRA en nuestra vida
  2. PEDIR misericordia para ser sanados en el camino
  3. La acción de GRACIAS

 

bannerTRESPUNTITOS-MESTRE

  1. La LEPRA en nuestra vida

La palabra LEPRA en la época de Jesús significaba un gran número de enfermedades de la piel. Quién la tenía cargaba con el peso de la dolencia física, el apartamiento afectivo de sus familiares y amigos por temor al contagio, y, además, pesaba sobre el LEPROSO el estigma de la impureza religiosa que le impedía poder rendir culto a Dios. Es evidente que la Palabra de Dios no nos pone en primera lugar en contacto con la enfermedad física, sino que nos hace pensar y reflexionar en la LEPRA espiritual. Es decir en todo aquello que devora, daña, consume nuestros tejidos más profundos, los del alma y el corazón. Lo primero será entonces preguntarnos cuáles son nuestras LEPRAS espirituales hoy.

Además de los enfermos que tienen el Mycobacterium leprae: ¿Quiénes podrían ser los LEPROSOS del mundo en octubre de 2019? ¿Qué sentido metafórico puede tener la palabra LEPRA en mi vida hoy? ¿En qué medida soy “un LEPROSO”? ¿Cuáles son las LEPRAS que pueden corroer la vida de mi familia, mis amigos, mi ambiente…? ¿Dónde podemos encontrar LEPRA en la vida de la Iglesia? ¿Cuáles son las LEPRAS de la ciudad y de la Patria…? Hacer un sereno pero serio diagnóstico…

  1. PEDIR misericordia para ser sanados en el camino

Los diez leprosos PIDEN compasión, misericordia a Jesús que es el único que puede sanarlos y devolverles la pureza total. El Señor no realiza ningún signo espectacular sino que les pide que se presenten a los sacerdotes para ser incorporados a la comunidad como establecía le ley en los pocos casos que se curaban. Y nos dice el texto que en el camino quedaron purificados… Muchas veces la sanación de las heridas y enfermedades más profundas de nuestra vida no se dan en un instante. Dios elige que seamos regenerados en el camino de nuestra vida. Esto implica confianza en Dios, paciencia y fidelidad en el tiempo. Debemos PEDIR con humildad sanación de nuestras lepras por su misericordia.

En medio de mis “lepras”: ¿PIDO a Dios que me sane? ¿Le PIDO a “gritos” si es necesario? ¿Ruego al Señor tenga compasión de mí? ¿Qué implica para mí aceptar que Dios “me sana en el camino”? ¿Confío realmente en el poder de Dios? ¿Tengo paciencia…? ¿Tengo esperanza, sé esperar…?

  1. La acción de GRACIAS

Un samaritano, un judío impuro y contaminado es el único que vuelve a dar GRACIAS a Dios. Esta es la enseñanza novedosa de este relato. Muchos enfermos son curados por Jesús en el Evangelio. El relato de hoy es un episodio más que nos revela el poder sanador de Jesús pero con el plus de enseñarnos que debemos ser AGRADECIDOS. AGRADECIDOS a Dios de forma directa por los múltiples regalos y beneficios que día a día nos otorga desde el momento que fuimos concebidos. AGRADECER a los muchos hermanos que a lo largo de la vida y en la actualidad han sido para nosotros instrumentos del Señor para que los dones de Dios lleguen a nuestra vida también por medio de ellos.

¿Qué implica para mí la acción de GRACIAS? ¿Soy AGRADECIDO? ¿Le AGRADEZCO a Dios los múltiples beneficios que me otorga a lo largo de la vida? ¿Intento ser siempre AGRADECIDO con los hermanos que son instrumentos de Jesús para que sus dones lleguen a mí también a través de ellos? ¿Tengo memoria AGRADECIDA o mi memoria está enferma, dañada…? ¿Busco recordar en mi vida las cosas buenas que me han acontecido o pongo el acento en lo doloroso y negativo?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina

Descargalo aquí: Domingo 28º Durante el Año Ciclo C 2019
Escuchalo aquí: Ibarlucea-TresPuntitos-2019 (C) TDA28

Anuncios