LOS #TRESPUNTITOS DE MONSEÑOR GABRIEL MESTRE PARA ESTE DOMINGO 31º DURANTE EL AÑO (C)

Domingo 31º Durante el Año Ciclo C.
3 de noviembre de 2019

Primera lectura: Sab 11,22-12,2 | Salmo: Sal 144,1-2.8-11.13c-14 | Segunda lectura: 2Tes 1,11-2,2 | Evangelio: Lc 19,1-10

Una vez más es Lucas el único evangelista que nos transmite el bello y profundo relato del encuentro de Jesús con Zaqueo. Para meditar y orar lo sintetizo en tres puntos que reflejan tres búsquedas distintas: ZAQUEO, JESÚS, MURMURADORES.

  1. La búsqueda de ZAQUEO
  2. La búsqueda de JESÚS
  3. La búsqueda de los MURMURADORES

bannerTRESPUNTITOS-MESTRE

  1. La búsqueda de ZAQUEO

La búsqueda de ZAQUEO está marcada por querer ver a Jesús, abrir su corazón al Maestro. A pesar de ser un gran pecador público, en cuanto jefe de los publicanos, desea encontrarse con el Señor. Y su búsqueda es real y sincera porque lo hace superar los obstáculos que le impiden este acercamiento. ZAQUEO, a causa de su baja estatura, se sube a un árbol para poder verlo. Se trata de una búsqueda efectiva para poder encontrarse con el Mesías que pasa por allí.

En medio de mi pecado: ¿quiero como ZAQUEO “ver” a Jesús? ¿Lo busco con sinceridad de corazón? ¿Deseo ir a su encuentro? ¿Cuáles son los “obstáculos” que hoy me impiden acercarme más auténticamente al Señor? ¿Puedo superar esos obstáculos…?, ¿qué puedo hacer de forma puntual y concreta? ¿Disfruto del encuentro con Jesús?

 

  1. La búsqueda de JESÚS

Zaqueo no es el único “buscador” del relato. El Señor mismo estaba buscando a Zaqueo para poder alojarse en su casa. Y así lo hace. Cuando lo ve se “auto-invita”. No le reprocha nada particular, no le hace firmar ningún papel especial con un compromiso de cambio de vida. JESÚS sabe que de este encuentro brotará para Zaqueo una nueva vida, alejada del pecado y dispuesta a reparar el daño que haya cometido. Se da una suerte de “combo” de la misericordia: JESÚS “busca y encuentra” a Zaqueo, Zaqueo se deja “buscar y encontrar” por JESÚS. La búsqueda de JESÚS rescata, libera, da vida y lleva a plenitud.

¿Me dejo “encontrar” por JESÚS? ¿Descubro que siempre me está “mirando” con misericordia? ¿Experimento como Zaqueo que hoy y siempre el Señor quiere alojarse en mi “casa”, es decir en mi vida, mi corazón…? ¿Dejo que el Señor habite toda mi existencia, todos los rincones de mi ser…? ¿Recibo a JESÚS con alegría como lo hace Zaqueo?

 

  1. La búsqueda de los MURMURADORES

Podemos detectar una “tercera búsqueda” en el texto a la luz de los MURMURADORES. Son los que están mirando la escena y critican a Jesús por alojarse en la casa de un pecador. Es la búsqueda de los que miran la realidad de forma rígida condenando antes de rescatar, preguntar y, sobre todo, intentar pensar bien. Es la mirada severa que no diferencia “pecado y pecador”. Con el “pecado” hay que ser duro y firme; con el “pecador” misericordioso y compasivo. Los MURMURADORES buscan, miran y observan solo según el cálculo humano por más que se “disfracen” de personas religiosas.

¿Soy MURMURADOR? ¿Qué puede haber de la “búsqueda” de los MURMURADORES en mi vida? ¿Cómo es mi mirada sobre las demás personas? ¿Soy rígido, duro, implacable, cruel a la hora de analizar las acciones u omisiones de algún hermano…? ¿Miro con gozo que el Señor venga a buscar y a salvar lo que estaba perdido?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina

Descargalo aquí: Domingo 31º Durante el Año Ciclo C 2019
Escuchalo aquí: Ibarlucea-TresPuntitos-2019 (C) TDA31