LOS #TRESPUNTITOS DE MONSEÑOR GABRIEL MESTRE PARA ESTE DOMINGO 33º DURANTE EL AÑO (C)

Domingo 33º Durante el Año Ciclo C.
17 de noviembre de 2019

Primera lectura: Mal 3,19-20a | Salmo: Sal 97,5-9 | Segunda lectura: 2Tes 3,6-12| Evangelio: Lc 21,5-19

Como todos los años, el final del ciclo litúrgico está marcado por los textos apocalípticos que tenemos en los Sinópticos: Mt 24; Mc 13 y, este Domingo, Lc 21. Al igual que la primera lectura de hoy, estos relatos con su simbología, pareciera que tienen la intención de infundir miedo. Pero no es así. Buscan generar una responsable respuesta de parte de cada uno de nosotros abriéndonos a la salvación que viene de Dios. Propongo tres puntos para meditar y orar sintetizados en tres palabras: APOCALIPSIS, ALARMARNOS, CONSTANCIA.

  1. Pequeños y grandes APOCALIPSIS a lo largo de nuestra vida
  2. No ALARMARNOS y dar testimonio
  3. La CONSTANCIA-perseverancia-paciencia de la fe

bannerTRESPUNTITOS-MESTRE

  1. Pequeños y grandes APOCALIPSIS a lo largo de nuestra vida

Leemos en el Evangelio de hoy: “todo será destruido”; “guerras y revoluciones”; “grandes terremotos, peste y hambre”; “fenómenos aterradores y grandes señales en el cielo”; “perseguirán”; “serán encarcelados”; “los matarán”; “odiados”… ¿Qué significa todo esto? Podemos ver en estas imágenes las variadas situaciones de sufrimiento que, de diversas maneras, experimenta la humanidad y nosotros como parte de la misma. De hecho utilizamos algunas expresiones similares (“se me hizo la noche”, “mi vida está en tinieblas”, etc.). Son los APOCALIPSIS, cataclismos, terremotos personales, familiares y sociales que vamos experimentando a lo largo de la vida. Los podemos actualizar pensando en las conmociones cósmicas que se dan en los problemas de unidad en la familia, la enfermedad que taladra la vida de una persona, el fallecimiento de un ser querido, un vicio que no se puede erradicar del corazón y tantas otras situaciones de dolor físico, moral, espiritual o psicológico.

¿Cuáles son los APOCALIPSIS de mi vida hoy? ¿En qué situaciones experimento que “el mundo se me viene encima”? ¿Qué significan para mí las imágenes que aparecen en el Evangelio de hoy? ¿Cómo he reaccionado ante los cataclismos que he vivido en otros momentos de mi vida? ¿Qué terremotos o conmociones cósmicas percibo o intuyo que pueden darse en el futuro inmediato?

 

  1. No ALARMARNOS y dar testimonio

La palabra apocalipsis significa revelación. Y la revelación más importante que se da en estos textos apocalípticos no es la las dificultades objetivas que se describen sino la revelación de Dios que irrumpe para dar un nuevo sentido a la vida y a la historia. El Señor dice no se ALARMEN. El infunde serenidad y seguridad en medio de las dificultades. La presencia soberana de Dios es más fuerte, más firme y más estable que cualquier apocalipsis o conmoción cósmica que se pueda dar en la vida. El Señor está tan presente en nuestra vida y nuestra defensa que nos dice que no hace falta preparar nuestra defensa dado que Él mismo nos dará una elocuencia y sabiduría evangélica que nadie podrá resistir. No hay motivo para ALARMARSE.

En medio de mis apocalipsis cotidianos: ¿quién tiene la primacía?, ¿el problema en sí o Jesucristo el Salvador del mundo? ¿Escucho la voz del Maestro que nos dice: “No se ALARMEN”? ¿Dónde pongo el acento en medio de mis “cataclismos” familiares y sociales?, ¿en el poder del Señor o me cierro en la dificultad, en mis “conmociones y terremotos” sin poder abrirme? ¿Dejo nutrir mi vida por la presencia del Señor que nos defiende con total y absoluta eficacia? ¿Descubro cada día que Cristo siempre es más grande que el más grande de mis problemas?

 

  1. La CONSTANCIA-perseverancia-paciencia de la fe

Al final del Evangelio la Palabra dice que gracias a la CONSTANCIA salvarán su vida. Esta palabra, CONSTANCIA, traduce el término griego hypomoné. Aparece como una suerte de respuesta a Dios en la vida de fe. Se la puede traducir también como perseverancia, paciencia, tenacidad, persistencia o soportar (en el sentido etimológico de “tener soporte”). Hypomoné literalmente significa “permanecer” (verbo griego menein), “sosteniendo desde abajo” (preposición hypo). Es la respuesta del ser humano ante la presencia soberana de Dios que siempre acompaña en los apocalipsis de la vida. Es una respuesta que se funda no en una actitud extrínseca y moralista, sino en la convicción de fe de que Dios siempre está “sosteniendo” en todas las circunstancias. Con la fuerza de Dios es posible la CONSTANCIA en el camino de la fe.

¿Qué implica en mi vida hoy hypomoné? ¿Qué me significan el conjunto de todas las palabras que pueden traducir hypomoné: CONSTANCIA, perseverancia, paciencia, tenacidad, persistencia, soportar…? ¿Vivo en serio la paciencia en mi camino de salvación? ¿Soy paciente? ¿Vivo la paciencia en la vida cotidiana como camino de salvación?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina

Descargalo aquí: Domingo 33º Durante el Año Ciclo C 2019
Escuchalo aquí: Ibarlucea-TresPuntitos-2019 (C) TDA33