LA CULTURA DEL ENCUENTRO ES LA PEDAGOGÍA PARA DESTERRAR LA VIOLENCIA SOCIAL

Coincidieron el obispo Mestre y el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel en Mar del Plata.

El Obispo Gabriel Mestre recibió esta mañana en audiencia a Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz 1980. Manutuvieron un cordial encuentro durante más de una hora en la que abordaron diversos temas de interés sobre la actualidad. El premio nobel se mostró preocupado por los índices de violencia que se registraron la últimas semanas en la zona turística entre los jóvenes y consideró “es muy necesario desarmar las conciencias armadas” y afirmó que es necesario que los adultos nos interroguemos para tratar de dilucidar por qué razón los jóvenes alcanzan esos niveles de violencia social como lo observamos”.
Por su parte Mestre informó a Pérez Esquivel sobre las actividades diocesanas realizadas en Villa Gesell, donde fue párroco durante dos años, y coincidió en “la necesidad de que los adultos asuman acciones adecuadas para que esos niveles de violencia sean controlados”. Ambos coincidieron en la necesidad de trabajar en las líneas pastorales que marca el Papa Francisco sobre la cultura del encuentro como pedagogía para desterrar la violencia social. Sobre las acciones diocesanas realizadas por el obispado en el basural, el laureado dirigente dijo que “es necesario cuidar la casa común, como lo indica el Papa en la encíclica Laudato si’. Mestre, finalmente, destacó que “Perez Esquivel anualmente venga de vacaciones en la ciudad y se instale en la zona periférica”. Por último los dirigentes se comprometieron a realizar acciones en conjunto.