MARÍA, MADRE DE LA FIESTA DE LA FE, DEL ENCUENTRO Y DEL COMPROMISO

En la Misa central de celebración de la Virgen de Lourdes en la Gruta del Puerto y en el día de la recordación de los 63 años de vida de la diócesis, el padre Obispo Gabriel Mestre se refirió a María como Madre del encuentro que tanto necesita nuestra sociedad. Luego se realizó la tradicional y multitudinaria procesión por las calles del puerto marplatense.

En el marco de la celebración del año Mariano Nacional al cumplirse 400 años de la advocación de Nuestra Señora del Valle que se celebrará en abril en Catamarca y hoy, en el día de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes que se evoca en todo el mundo y particularmente en nuestra ciudad en la Gruta del Puerto, y en el día de la recordación de los 63 años de vida de la diócesis, el padre Obispo Gabriel Mestre, titular de la diócesis de Mar del Plata, en su homilía hizo referencia en tres puntos a María como Madre de la fiesta de la fe, Madre del encuentro y Madre del compromiso.

En su homilía, durante la Misa previa a la procesión, el Obispo Mestre habló de María como mujer de la fiesta, bien entendida. María, Madre de la fiesta de la fe; María, Madre de la fiesta del encuentro y María, Madre de la fiesta del compromiso.

“María, Madre de la fiesta de la fe es porque todo en ella habla de Dios. En el evangelio que escuchamos de la visitación y en el Magnificat demuestra que el centro está puesto en Dios, el Salvador, y en Jesús en el seno del vientre de María.

María es Madre de la fiesta del encuentro. El encuentro de María embarazada de Jesús con Isabel que tiene a Juan Bautista en su vientre fue explosivo, pleno de alegría entre estas 4 personas cargadas de esperanza que viven una fiesta que renueva sus vínculos. Por eso, Maria es Madre del encuentro entre los hermanos que tanta falta le hace a nuestra sociedad.

María es Madre de la fiesta del compromiso, ella acompaña y asiste a su prima Isabel. Y como canta en el mismo Magnificat, asume un compromiso con los más pobres, los más descartados como resalta el Papa Francisco. Y es el mismo Papa que en esta fiesta de Lourdes y en la Jornada Mundial por los enfermos nos hace mirar a los hermanos enfermos. Por eso rezamos hoy de manera particular por los enfermos, por todas aquellas personas que en sus familias y en distintos lugares cuidan a los enfermos. Rezamos por el personal que en nuestros hospitales, geriátricos, clínicas y domicilios atienden y cuidan a los enfermos. Rezamos por los agentes de la Pastoral de la Salud que buscan desde la fiesta del compromiso acompañar a los enfermos. en nuestra diócesis y en cada comunidad.

Qué bueno poder descubrir en los textos de la visitación y en el Magnificat el verdadero mensaje de María, el mensaje de la fiesta de la fe, de la alegría y del compromiso”, finalizó el Obispo.

Luego de la Misa se realizó la procesión con la imagen de la Virgen de Lourdes escoltada por la Guardia de Honor de la Armada Argentina y de la Prefectura Naval por las calles del puerto junto a la comunidad de vecinos y turistas.

Un poco de historia
Inspirada en la célebre gruta francesa del mismo nombre, en esta ciudad está implantada sobre una antigua cantera y rodeada de una espesa vegetación. En la parte superior el visitante encontrará el Oratorio San José, la Santería, la Iglesia y una réplica a escala de las ciudades de Belén y Jerusalén. En la gruta propiamente dicha se ubica la Capilla al aire libre.
En el año 1927 un pequeño grupo de religiosas de las “Pequeñas Hermanas de la Divina Providencia”, comienza la tarea educativa en un barrio humilde de nuestro puerto. La gruta cuenta con la protección de la congregación dentro de la diócesis de Mar del Plata.
La gruta de Lourdes ocupa la manzana delimitada por las calles 12 de Octubre, Don Orione, Magallanes y Elisa Alvear de Bosch, en lo alto de una loma situada en el corazón del barrio portuario de este balneario.
Allí, al pie de lo que fuera la cantera, en plena piedra se inserta el santuario, una réplica del situado en Lourdes, Francia, donde hace un siglo y medio se registraron las apariciones de la Virgen.