“VIVIR LA VIDA Y CRECER EN PROFUNDIDAD”

Fue la invitación a los deportistas que formuló en padre Obispo Gabriel Mestre esta mañana en la apertura de la Copa Ciudad Mar del Plata de la Competencia de aguas abiertas que se inició en Las Toscas. También pidió un minuto de silencio muertos en el mar y por Fernando Baez.
El obispo Gabriel Mestre participó esta mañana en la ceremonia inaugural de la 3a. edición de la carrera de aguas abiertas Ciudad de Mar del Plata que se realizó en Las Toscas con la presencia de más de 200 deportistas de distintos países de América.
El padre Obispo pidió inicialmente un minuto de silencio por las víctimas del ARA San Juan y todos los desaparecidos y muertos en el mar por los distintos accidentes de embarcaciones pesqueras, recordó a Ezequiel Bermejo, el joven que falleció en una competencia en Necochea en enero pasado y también elevó una oración por Fernando Baez, que hace casi un mes falleció en Villa Gesell.
Mestre pidió claramente que podamos ser constructores de la paz y animó a los jóvenes a utilizar la metáfora del mar, como obra creadora de Dios que “nos invita a vivir la profundidad, para que podamos crecer en la vida profunda, superando la tentación de la superficialidad que a veces toca la vida de las personas y no permite un compromiso serio con Dios, con los valores, con el cuidado de los hermanos y de la casa común. Animémonos a crecer en profundidad” finalizó el mensaje del Obispo Mestre antes del inicio de la competencia.