LOS #TRESPUNTITOS DE MONSEÑOR GABRIEL MESTRE. DOMINGO 23 DE FEBRERO 2020

Domingo 7º Durante el Año Ciclo A. 23 de febrero de 2020

Primera lectura: Lev 19,1-2.17-18 | Salmo: Sal 102,1-4.8.10.12-13 | Segunda lectura: 1Co 3,16-23 | Evangelio: Mt 5,38-48

Jesús continúa catequizando a sus seguidores para que sean verdaderos discípulos del Reino de los Cielos. Hoy se concentra en un elemento claramente distintivo de este camino: el amor a todos, incluso a los enemigos. Dejémonos formar por el Maestro, dejemos que Él con su Palabra modele nuestro corazón y nuestra vida.

A la luz del Evangelio de este Domingo propongo tres puntos que sintetizo en tres palabras: ENEMIGO, AMAR, PERFECTOS.

 

  1. ¿Quiénes son los ENEMIGOS?
  2. AMAR hasta el extremo
  3. PERFECTOS como el Padre

bannerTRESPUNTITOS-MESTRE

  1. ¿Quiénes son los ENEMIGOS?

No es sencillo responder a esta pregunta. Hay ENEMIGOS declarados y también no declarados. Existen ENEMIGOS más burdos y directos, y otros más sutiles, falsos o escondidos. Algunos pueden ser más virulentos y otros más suaves. A veces son ocasionales, de un momento. Otras veces son permanentes, a lo largo de un tiempo más o menos largo. En algunas circunstancias los ENEMIGOS son por cuestiones serias o graves; otras veces lo son por cuestiones más leves, que incluso, tal vez, no se debería usar la palabra ENEMIGO. Existen ENEMIGOS más lejanos y también están los ENEMIGOS cotidianos; tal vez, en algún caso, los ENEMIGOS de la misma casa, familia, grupo, comunidad o lugar de trabajo. Habitualmente los ENEMIGOS son personales, es decir individuos o grupos. Pero podríamos extender la expresión ENEMIGO para circunstancias de la vida donde aparece la ENEMISTAD aunque no esté focalizada en tal o cual persona. ¿Cuál sería el elemento común del concepto de ENEMIGO para el discípulo del Reino? Es ENEMIGO todo aquel que busca hacernos el mal y que de alguna forma ejerce violencia contra Jesús y su Evangelio.

¿Qué implica para mí hoy la palabra “ENEMIGO”? ¿Tengo ENEMIGOS…? ¿Los he tenido también en otra etapa de mi vida? ¿De qué tipo y por qué motivos? ¿Quiénes son…? ¿Los puedo nombrar internamente y ante Dios…? ¿Puedo ser o seré yo ENEMIGO para alguien?; ¿en qué situaciones y por qué circunstancias?

 

  1. AMAR hasta el extremo

No alcanza la ley del talión… No es suficiente AMAR a los que nos hacen el bien… El discípulo de Jesús debe ser absolutamente original y posee una sola respuesta ante el enemigo: AMAR hasta el extremo, perdonar siempre y devolver bien ante el mal recibido. Frente a la mentira y la violencia de los enemigos dice San Pablo en Romanos 12,21: “No te dejes vencer por el mal. Por el contrario, vence el mal, haciendo el bien”. Es la síntesis perfecta del Evangelio de hoy. Se hace necesario romper con el espiral de odio y venganza en el cual a veces estamos insertos. ¿Cómo hacerlo? ¿Devolviendo mal por mal, ojo por ojo y diente por diente? ¿Violencia con más violencia; mentira con más mentira? ¡No, nunca! Jesús es más que claro y San Pablo nos lo recuerda: la respuesta al enemigo es AMOR, perdón y devolver bien ante el mal. Este es uno de los núcleos principales de nuestra fe. No incubar odio y resentimiento, no desarrollar sentimientos de violencia sino respuesta de AMOR y de bien. Superar la tentación de la venganza. Jesús AMA hasta el extremo y por eso entrega su propia vida en la Cruz para salvar a la humanidad.

¿Cómo estoy viviendo este mandamiento de Jesús? ¿Qué implica para mí en lo concreto y cotidiano de mi vida el AMOR a los enemigos? ¿Cuál es mi reacción habitual ante los enemigos que puedo encontrar hoy en los ambientes donde participo? ¿Respondo al mal con bien? ¿Deseo el mal a los otros? ¿Soy vengativo…? ¿Maquino “venganzas” contra aquellos que me hacen el mal? ¿Cómo me sitúo ante el espiral de odio y violencia que muchas veces se vive en nuestra sociedad? ¿Descubro que la “originalidad” del Evangelio está en esto de AMAR a todos, incluso al enemigo?

 

  1. PERFECTOS como el Padre

Si ya era sumamente complicado escuchar y vivir la Palabra de Jesús que nos decía que amemos a nuestros enemigos, el Evangelio de hoy, al final remata con otra frase que nos deja sin aire: “Sean PERFECTOS como es PERFECTO el Padre que está en el Cielo”. ¡Pobre de nosotros! ¿Cómo interpretar esta Palabra de Dios? No se trata de una imitación material exacta de la PERFECCIÓN de Dios dado que nunca la vamos a lograr porque somos creaturas limitadas y pecadoras. Se trata de tender sostenidamente hacia esa PERFECCIÓN con la gracia de Dios. Hay un antiguo proverbio chino que dice: “Los grandes ideales son como las estrellas para los navegantes: nunca se alcanzan, pero los guían en el camino”. Mantener los altos ideales, buscar ser PERFECTOS como el Padre, para que oriente nuestra vida aunque nos cueste cumplirlo y nunca lo alcancemos en totalidad. Tender a la PERFECCIÓN del Padre es no bajar los brazos cuando caemos, es tener capacidad de recurrir a la gracia de Dios, levantarnos y ponernos en camino nuevamente. No es nuestro esfuerzo humano puesto en primer lugar lo que nos va a ayudar a ser PERFECTOS. Es Dios en nuestra vida, su fuerza y poder operantes en nuestro corazón lo que nos permitirá estar siempre en tensión de ser PERFECTOS, íntegros en la vivencia del mandamiento del amor.

¿Qué pienso de la frase final del Evangelio de hoy? La búsqueda de la PERFECCIÓN en el amor: ¿me asusta, me acobarda, me desespera, me angustia…? ¿Confío en la gracia de Dios para amar a todos, incluso a mis enemigos?; ¿o confío en primer lugar en mis pobres fuerzas, mis débiles propósitos humanos…? ¿Me acerco a la Eucaristía y a la Reconciliación para que el Señor renueve su gracia en mi vida y así poder tender a la PERFECCIÓN en el amor a mis hermanos? ¿Busco en la oración, sobre todo con la Palabra de Dios y la Adoración a Jesús Sacramentado, la iluminación divina para estar en el camino sostenido y constante de la PERFECCIÓN?

 

+Mons. Gabriel Mestre

Obispo de Mar del Plata

Argentina

 

Descargalo aquí: Domingo 7º Durante el Año Ciclo A 2020

Escuchalo aquí: Mestre #los3Puntitos – Domingo 7º Durante el Año Ciclo A 2020