LOS #TRESPUNTITOS DE MONSEÑOR GABRIEL MESTRE. DOMINGO 2º DE CUARESMA CICLO A. 8 DE MARZO DE 2020

Domingo 2º de Cuaresma Ciclo A. 8 de marzo de 2020

Primera lectura: Gn 12,1-4a | Salmo: Sal 32,4-5.18-20.22 | Segunda lectura: 2Tim 1,8b-10 | Evangelio: Mt 17,1-9

El segundo Domingo de cuaresma contemplamos el misterio de la transfiguración del Señor. Acontecimiento que aparece narrado en los tres evangelios sinópticos y que hoy contemplamos en la versión de Mt. Se trata de una teofanía, es decir de un relato de manifestación de Dios, manifestación del poder y la gloria de Dios. La luminosidad, la blancura, el monte elevado, la nube y, sobre todo, la voz del Padre, dan cuenta de esta realidad teofánica que manifiesta la presencia del poder de Dios.

Jesús lleva consigo a Pedro, Santiago y Juan y les hace experimentar de forma anticipada su gloria como Dios antes de su resurrección. Intenta así fortalecerlos en la fe para que la Pasión y la Cruz no los escandalice, no los aparte del camino y del discipulado. A la luz de la Palabra de Dios en todos los textos bíblicos de este Domingo propongo tres puntos para meditar y orar sintetizados en tres palabras: DESINSTALARSE, GRACIA, MEMORIA.

 

  1. Cuaresma: tiempo para DESINSTALARSE
  2. Cuaresma: tiempo de GRACIA
  3. Cuaresma: tiempo de MEMORIA de transfiguración de Cristo

bannerTRESPUNTITOS-MESTRE

  1. Cuaresma: tiempo para DESINSTALARSE

Pedro tiene ganas de INSTALARSE con tres carpas en el monte de la transfiguración; sin embargo Jesús lo invita a levantarse y bajar de la montaña. En la primera lectura Dios invita a Abrám a DESINSTALARSE con dos verbos: dejar y partir. La invitación a dejar su casa y su familia partiendo hacia un destino grande pero desconocido. Todo esto solo en la fe y confianza en Dios. DESINSTALARSE de lo humano para confiar en Dios y su proyecto. El tiempo de cuaresma es también para nosotros hoy tiempo de DESINSTALARSE. Dejar al costado nuestros pequeños o mezquinos proyectos y abrirnos a lo que Dios quiere. Ponderar la promesa de Dios y contemplando su gloria transfigurada escuchar lo que hoy me propone para caminar por sus sendas. Que el ayuno y la abstinencia cuaresmal están marcadas por esta actitud de DESINSTALARSE para estar siempre en camino.

Mirando mi vida hoy: ¿dónde estoy parado y en qué puedo estar demasiado INSTALADO? ¿Qué puedo hacer para DESINSTALARME de lo que me ata y me frena en mi crecimiento espiritual? ¿En qué medida las prácticas cuaresmales me pueden ayudar a DESINSTALARME? ¿Busco DENSINSTALARME para abrirme generosamente al proyecto de Dios? ¿Qué implican para mí los verbos “dejar” y “partir”? ¿En qué situaciones tengo la tentación de Pedro de “quedarnos en el monte” e “INSTALARNOS en las carpas”? ¿Vivo la espiritualidad de la cuaresma como tiempo para DESINSTALARSE de todo lo que nos aparta del Señor?

 

  1. Cuaresma: tiempo de GRACIA

En la segunda lectura vemos cómo el Apóstol le recuerda a Timoteo que ha sido llamado y salvado por la GRACIA de Dios. Todo lo que es y tiene, todo cuanto puede hacer le ha venido de la GRACIA de Dios. Desde la eternidad ha sido elegido y fortalecido con la GRACIA de Dios que supera todo mérito humano. En esta línea debemos integrar la cuaresma como tiempo de GRACIA. También para nosotros hoy. La GRACIA de Dios está GRATUITAMENTE a disposición de cada uno para dejarnos impregnar de su presencia. Por eso será a través de la intensificación de la vida de oración que podremos descubrir, disfrutar y ser permeables a su santo poder en nuestra vida. Abrir el corazón y la mente escuchando al Hijo amado del Padre que nos renueva con su GRACIA. ¡Que la vida sacramental de este tiempo esté en la dinámica de la GRACIA de Dios! No es nuestro mérito lo que está en primer lugar sino la fuerza de su GRACIA que hace nueva todas las cosas.

¿Valoro realmente que he sido llamado y salvado por pura GRACIA de Dios en Cristo Jesús? ¿Qué implica para mi camino espiritual la palabra GRACIA? ¿Soy permeable a la GRACIA de Dios a través de la oración y los sacramentos? ¿Disfruto de la GRATUIDAD de la GRACIA o tiene a estar siempre preocupado por los “méritos” para la salvación? ¿Vivo el tiempo de cuaresma como tiempo de GRACIA del Señor?

 

  1. Cuaresma: tiempo de MEMORIA de transfiguración de Cristo

Desde Dios tenemos que mirar el pasado y hacer MEMORIA agradecida de los momentos de transfiguración que el Señor nos ha regalado. Es decir, esos momentos donde todo es claro y no se duda, donde se tienen las fuerzas espirituales necesarias para encarar con decisión los pequeños o grandes desafíos de la vida. Hacer MEMORIA de los momentos de transfiguración de Cristo en nuestra vida por dos motivos fundamentales:

  • Para dar gracias a Dios por estos hermosos regalos que nos ha hecho a lo largo del camino.
  • Para nutrirnos de esos momentos fuertemente espirituales y de encuentro con el Señor. Para así, cargar las pilas, alimentar las baterías, nutrir mi memoria para el momento de cruz, la prueba, la sequedad, para los tiempos de Getsemaní en nuestra vida.

¿Cuáles han sido en mi corta o larga vida los principales momentos de transfiguración que Dios me ha regalado? ¿Tengo MEMORIA agradecida a Dios por esos momentos? ¿Le doy realmente gracias al Señor recordándolos y llenando mi MEMORIA de esos recuerdos? ¿Con qué alimento mi MEMORIA? ¿Dejo que estas experiencias de luz me alimenten interiormente? ¿Vuelvo a recordarlas sobre todo en los momentos de duda, de angustia, cruz u oscuridad? ¿Dejo que la luz de la transfiguración ilumine mi Getsemaní…? ¿Vivo el tiempo de cuaresma como tiempo de MEMORIA de la transfiguración del Señor?

+Mons. Gabriel Mestre

Obispo de Mar del Plata

Argentina

 

Descargalo aquí: Domingo 2 de Cuaresma Ciclo A 2020

Escuchalo aquí: Mestre #los3Puntitos – Domingo 2º Cuaresma Ciclo A 2020